Abengoa sigue los pasos de Duro Felguera para su salvación

Abengoa mantiene la esperanza de que el Estado intervenga para salvar a Abenewco1. El caso de Duro Felguera aviva la posibilidad

Abengoa espera al administrador concursal para finiquitar la existencia de su vieja matriz después de declararse en concurso de acreedores, lo que supuso cerrar las puertas a los créditos ICO y avales CESCE. Pero la vía de la SEPI sigue abierta para Abenewco1, la receptora del rescate del 6 de agosto. 

La sevillana, cuando estaba capitaneada por Gonzalo Urquijo ya llamó a las puertas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales para beneficiarse del paquete especial de 10.000 millones activado por la crisis derivada del Covid-19. 

Publicidad

El problema es que la respuesta del organismo a Urquijo fue clara y les contestaron que no había opción al rescate pues la situación de insolvencia de Abengoa es previa al coronavirus y aunque la pandemia, efectivamente, atacó a la compañía, la viabilidad ya estaba muy dañada antes de marzo. 

Duro Felguera reactiva la posibilidad 

En las conversaciones entre Abengoa y sus acreedores, comentan a finanzas.com fuentes las negociaciones, solía salir el caso de Duro Felguera con un mismo comentario: “Si la SEPI interviene en duro Felguera, también tiene que intervenir en Abengoa”. 

La misma opinión comparte Clemente Fernández, candidato de la sindicatura de accionistas a la presidencia de Abengoa: “Al igual que Abengoa, Duro Felguera ya estaba en una situación crítica antes del coronavirus. Si es legal salvar a Duro, es legal salvarnos a nosotros”, expresa siempre Fernández en sus conversaciones con finanzas.com

Y el rescate de Duro Felguera ha llegado. El Estado inyectará 120 millones de euros, más varias partidas posteriores de liquidez, a cambio del 40% del capital social de la cotizada, pues el mecanismo de rescate implica una toma de control por parte de la SEPI. 

Publicidad
Publicidad

El Fondo de Apoyo a la Insolvencia de Empresas Estratégicas 

Además, este programa, llamado Fondo de Apoyo a la Insolvencia de Empresas Estratégicas, tiene entre sus características, más allá de estar destinado a empresas lastradas por el Covid-19 y tomas de posiciones de referencia en el accionariado, que la empresa rescatada debe ser estratégica para el país. 

Con este marco, la frase de “si salvan a Duro Felguera, salvan a Abengoa” se completaba con un “si Duro Felguera se considera una empresa estratégica, Abengoa lo es sin ningún tipo de duda”, cuentan las fuentes de la empresa, financieras y de Abengoashares. 

Pese a ello, las condiciones de este fondo son realmente duras y Abengoa no cumplía con las referidas a la deuda. Ahora, y teniendo en cuenta el acuerdo del 6 de agosto y cómo deja este la situación financiera de Abenewco1, toca comprobar si la que sería nueva matriz los cumple. 

Las claves de la deuda 

Abengoa pactó con los acreedores quitas de hasta el 51% para diversos tramos de deuda a cambio de participaciones accionariales en Abenewco1 o diferentes derechos de adquisición de activos, mientras que dejó a la matriz inicial en causa de disolución con una deuda cercana a 400 millones de euros y un pasivo de 153 millones. 

La SEPI exige, tal y como se obliga desde la Unión Europea, seguir, por ejemplo, que no se pueden rescatar a empresas con una deuda que supere en más de 7,5 veces el total de su capital en dos ejercicios consecutivos. 

Publicidad

Independientemente de las exigencias, tanto Abengoa, como los acreedores o Clemente Fernández -si consigue que la justicia tumbe el auto judicial por el que se suspendió la junta extraordinaria- seguirán insistiendo a Hacienda, ministerio al que pertenece la SEPI. 

En portada
Publicidad
Noticias de