Volkswagen debe ahorrar costes por baja rentabilidad a pesar de sus ganancias

La compañía alemana Volkswagen, primer productor automovilístico de Europa, ha logrado unas ganancias de casi 6.000 millones de euros, pero debe mantener una fuerte disciplina de costes porque apenas gana con la marca VW y para afrontar las consecuencias financieras de la manipulación de motores diesel e invertir en nuevas tecnologías de eléctricos.

El grupo Volkswagen tuvo hasta septiembre un sorprendente beneficio neto de 5.915 millones de euros, un 48,2 % más que en el mismo periodo de 2015, cuando estuvo lastrado por la manipulación de motores.

En el tercer trimestre del año, el grupo VW ha registrado un beneficio de 2.337 millones, frente a la pérdida de 1.673 millones de un año antes.

"Las cifras principales de los tres primeros trimestres subrayan la fortaleza operativa de las marcas del grupo Volkswagen", dijo el presidente de la junta directiva, Matthias Müller, al presentar el balance.

"Sobre esta base impulsaremos y superaremos la transformación de un fabricante automovilístico en un proveedor de movilidad sostenible", añadió Müller.

Pero las cifras de algunas marcas, como Volkswagen y Audi, no son tan halagüeñas debido a las consecuencias de la manipulación y los airbag de Takata.

También ha sorprendido positivamente el beneficio operativo de la marca española Seat de 137 millones de euros en los tres primeros trimestres del ejercicio, más de once veces más que hace un año.

Seat, otrora la única marca del grupo que arrojaba pérdidas, prevé acabar el año con beneficios y considera que sigue el camino hacia la rentabilidad sostenible.

La marca Volkswagen ha reducido el beneficio operativo antes de extraordinarios hasta 1.200 millones de euros, un 45 % menos que un año antes.

La principal marca del grupo VW ha reducido sus ventas tras el escándalo y ha tenido que incrementar sus costes de mercadotecnia para mejorar su imagen.

La reducción de costes ha tenido, sin embargo, un efecto positivo en los resultados.

Algunos expertos consideran que el paro de la producción del Golf y el Passat por los problemas con algunos suministradores de componentes también ha podido lastrar el beneficio de VW.

La marca de la gama alta Audi tuvo hasta septiembre un beneficio operativo antes de extraordinarios de 3.900 millones, un 2,5 % menos que un año antes.

En el tercer trimestre, la marca de los cuatro anillos ha tenido efectos extraordinarios de 620 millones y por ello ha revisado a la baja sus objetivos de rentabilidad operativa.

La marca checa Skoda mejoró entre enero y septiembre el beneficio operativo un 28,1 % (940 millones de euros) y Bentley lo mantuvo en 54 millones de euros.

El productor de deportivos Porsche incrementó el resultado operativo un 12,2 % (2.900 millones de euros).

La división de Vehículos Comerciales, el fabricante de camiones sueco Scania y los Vehículos Comerciales de MAN también mejoraron la ganancia.

La facturación de todo el grupo se mantuvo en los tres primeros trimestres del ejercicio en casi 160.00 millones de euros y el beneficio operativo aumentó a 8.650 millones, casi un 159 % más que un año antes.

El grupo Volkswagen ha reducido los efectos extraordinarios un 61,8 %, hasta 2.620 millones.

Las entregas mejoraron entre enero y septiembre a 7,609 millones de unidades, un 2,4 % más.

El director de Finanzas, Frank Witter, subrayó que la sólida situación financiera del consorcio es clave para su éxito.

Witte hizo hincapié en que el consorcio es financieramente sólido pese a los grandes retos y los lastres por la manipulación de los motores diesel y en que la liquidez neta proporciona estabilidad financiera para diseñar el futuro de la movilidad y, al mismo tiempo, soportar las consecuencias financieras de la manipulación, las inversiones y gastos necesarios para cumplir las exigencias de emisiones de CO2 y para nuevas tecnologías.

Pero el director de Finanzas insistió en que es necesario mantener la disciplina de costes por la baja rentabilidad de algunas marcas y los costes de la manipulación de las emisiones en motores diesel.

"La productividad y la rentabilidad deben mejorar notablemente en todo el consorcio", especialmente en la marca Volkswagen, puntualizó Witter.

El grupo Volkswagen, que tenía a finales de septiembre una liquidez neta de 31.115 millones de euros, ha llegado a un acuerdo con las autoridades judiciales de EEUU para pagar las indemnizaciones y demandas por la manipulación de los motores diesel, que le costará unos 15.000 millones de dólares.

Prevé ahora mantener este año las ventas en el nivel del año pasado. Anteriormente pronosticó una caída de hasta el 5 %.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.