Trabajadores de Faurecia esperan que demanda aplace el cierre de la planta

Los trabajadores de la planta de ICF-Faurecia Lear de Burlada, cuyo cierre está previsto para este mes de diciembre, esperan que, con la demanda interpuesta contra la multinacional, la fecha de extinción de los últimos contratos se produzca en junio de 2017.

"Esperamos que antes de acabar el año tengamos una respuesta por parte de los juzgados", ha indicado Alfredo Sanz, presidente del comité de empresa, en declaraciones a los periodistas frente a la planta, donde ha estado acompañado por trabajadores de la fábrica.

Según ha informado, el próximo lunes 19 de diciembre está previsto un acto de conciliación en el Tribunal Laboral de Navarra.

Para Sanz, si se ampliara el plazo hasta junio de 2017, se daría "la posibilidad real" de que el interés mostrado por alguna de las empresas pueda "cristalizar" y también poder seguir con el plan de reindustrialización

Ha recordado que los trabajadores presentaron una demanda al entender que se había producido una modificación "sustancial" de las condiciones que marcaron el acuerdo de extinción de empleo.

En este sentido, ha indicado que, en marzo de 2016, cuando se alcanza un acuerdo para prorrogar la actividad hasta diciembre de ese mismo año, no se conocía que Volkswagen Navarra iba a ampliar el plazo de la fabricación del Polo hasta junio de 2017.

"Entendemos que es una modificación muy importante", ha sostenido, para agregar que, desde que comenzó el proceso, en febrero de 2015 se les comunica el cese de actividad, pero se han obtenido "más de dos millones de beneficios".

El presidente del comité de empresa, en esta línea, ha defendido que "no hay ni causas productivas ni causas económicas que hagan que esta fábrica se cierre en diciembre de 2016".

Sanz ha apuntado que las multinacionales defendieron "causas productivas" para justificar el cierre y, sobre todo, "la pérdida del Polo".

"Ante esta situación, nosotros lo que hacemos es plantear a las multinacionales la opción de poder seguir trabajando seis meses más", ha afirmado Sanz, quien ha agregado que "productivamente" la planta no ha dado "ningún problema a los clientes".

Así, en mayo de este año y ante la negativa de la empresa de ampliar el plazo seis meses más, el Ejecutivo foral ha participado en reuniones con las multinacionales pero, finalmente, ninguna empresa ha aceptado el plan de reindustrialización impulsado por una consultora desde junio de este curso.

Para Sanz, la plantilla de 81 trabajadores ha realizado un esfuerzo, en concreto se bajó el salario un 8 por ciento, para poder continuar hasta finales de 2016.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.