¿Supondrá el Blockchain una auténtica revolución para la banca?

El ahorro de costes que supone la eliminación de intermediarios y la automatización de tareas son las principales claves del blockchain, que facilita, por tanto, transacciones más transparentes sin cargas regulatorias y permite agilizar los procesos trabajando en tiempo real. Precisamente, este es el principal desafío, ya que se trata de una nueva tecnología disruptiva que cuestiona a la banca tradicional. 

Bitcoin_moneda_virtual_con_una_regulación_de_oro_0

Para los expertos de Indra, la transformación digital no es el problema o amenaza de la banca como se ha llegado a afirmar, es su solución. El 99% del fintech es un complemento de la banca, no un negocio con vida propia. 

Este es un cambio profundo en los sistemas y la arquitectura, que desverticaliza el banco y crea una comunidad de especialistas. El modelo de negocio igualmente tenderá a modificarse con la plataformización de la banca. Dicho proceso podrá capacitar a los bancos a gestionar datos de calidad y focalizarse en un modelo centrado en el cliente.

En los círculos financieros se habla del blockchain como "una nueva revolución que supondrá un cambio de paradigma de la banca", aunque su funcionamiento sea complejo de comprender. Los conceptos básicos que se utilizan generalmente son la generación de confianza entre dos partes y el uso del sistema de datos para automatizar procesos.

Los expertos de Indra hablan de servicios financieros de la Tecnología de Registro Distribuido (DLT), un término más adecuado que Blockchain, ya que éste último solamente se refiere a la base de datos que registra las transacciones realizadas por los participantes, el registro. La DLT engloba además las firmas digitales para identificar a los intervinientes en la transacción, las reglas técnicas para asegurar el acuerdo de validez de la operación y la propia criptomoneda.

La DLT permite automatizar procesos bancarios y desarrollar servicios cuyo proveedor natural es la banca. La oportunidad estará en los servicios que se desarrollen sobre esa infraestructura y provean un valor superior al simple movimiento de dinero de un origen a un destino.

El ahorro de costes que supone la eliminación de intermediarios y la automatización de tareas son las principales claves para el uso de la DLT. Facilita por tanto transacciones más transparentes sin cargas regulatorias y permite agilizar los procesos trabajando en tiempo real.

No obstante, uno de los frentes donde mayor amenaza puede suponer esta tecnología es en los pagos internacionales B2B, donde se podría generar grandes ahorros anuales al existir menores comisiones, aumentar la seguridad y realizar los procesos a mayor velocidad. En el comercio exterior, la DLT ofrece una mejor trazabilidad de la documentación, la restricción de acceso a la misma mediante identidad digital y la automatización de la operativa. A pesar de estas oportunidades la teoría será difícil de llevar a la práctica y que el modelo sea adoptado por la comunidad.

Indra también identifica grandes oportunidades para el blockchain en los países subdesarrollados, donde se debe construir una nueva infraestructura y sistemas adecuados. Ante el costoso desarrollo de sistemas bancarios tradicionales, la implementación de la nueva tecnología es una posibilidad para los millones de ciudadanos sin bancos. 

El papel de la banca en la gestión de la identidad digital

A pesar de los desafíos, la DLT abre "numerosas posibilidades para la banca". Uno de los servicios más relevantes para el que el sector bancario está mejor posicionada para liderar es la gestión del nuevo concepto de identidad digital, que permitirá el esquema de autorización para realizar determinadas operaciones. El digital trust de la banca, la provisión de seguridad y privacidad, su reputación y su experiencia en la verificación de identidades le hacen estar en una posición óptima para ello.

En el mundo del Internet de las cosas (IoT) resulta de especial interés esta identidad digital ligada a la automatización de procesos que posibilita la DLT. La asociación de la identidad personal a un dispositivo y a una cuenta bancaria permitiría la gestión de compras automáticas ordenadas por el dispositivo basadas en los datos establecidos previamente.

Sin embargo existen numerosas dificultades para la tecnología DLT por cuestionar el orden establecido, manejarse dinero, su gran complejidad tecnológica y el vacío legal que actualmente aún existe. En cuanto a la criptomoneda, a pesar de ser un paso imprescindible en la digitalización bancaria, Indra vaticina que será una moneda centralizada, supervisada y gestionada por una entidad, un banco central con flexibilidad y conocimiento para gestionar una economía.

China como referencia de la revolución fintech e indicador para Occidente.

Actualmente, el sector fintech ya tiene el mismo número de clientes en China que el sistema bancario tradicional. A pesar de que las circunstancias del país asiático hayan propiciado el progreso del fintech y su incorporación de su uso habitual por clientes particulares y pequeñas empresas, el estudio desarrollado por Indra se detiene en China para observar los aprendizajes que supone para Occidente.

Los gigantes de internet, cuyo "core business" es el comercio online o las redes sociales, son la verdadera referencia en la evolución del fintech. Ejemplo de ellos son Alibaba con Alipay, Tencent con WeBank o Baido. Todos ellos ofrecen productos innovadores por funcionalidad, por su servicio adaptado mediante la gestión del big data y por conseguir cubrir todas las necesidades del cliente de forma unificada. Su éxito deriva de centralizar la gestión de la identidad del cliente y convertirse en agregadores de apps sobre el que gira el estilo de vida de millones de chinos.

En este nuevo escenario, el sector financiero ha establecido colaboraciones con compañías de internet para adquirir una base amplia de clientes y se basa en su experiencia para ofrecer productos financieros más sofisticados y para ofrecer asesoramiento prestando además la opción de la presencia física e imagen de marca.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.