Rousseff dice que trabaja para que 2016 marque la "retomada del crecimiento"

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró hoy que su Gobierno trabaja para que 2016 sea "el año de la retomada del crecimiento económico", tras la fuerte contracción registrada en 2015, que se calcula en torno al 3,7 %.

"Las dificultades que enfrenta Brasil son momentáneas, por lo que aquellas empresas que mejor se posicionen ahora tendrán resultados mejores", dijo la mandataria al participar en la inauguración de una nueva planta de la multinacional de bebidas belga-brasileña Ambev.

Rousseff admitió el momento difícil que enfrenta la economía del país, pero aseguró que su Gobierno ha adoptado "estrategias" para que este año haya una "retomada del crecimiento".

Esa "estrategia", según la mandataria, implica la búsqueda de inversión privada "en todas las áreas" y también la participación del Estado en la promoción de la actividad económica.

En ese sentido, reiteró que este año serán ofrecidos al sector privado nuevos proyectos de puertos, aeropuertos, carreteras y ferrocarriles, mediante los cuales se espera atraer a la inversión privada y generar nuevos puestos de trabajo para atajar la disparada de la tasa de desempleo, que cerró el año pasado en torno al 10 %.

Ese aumento del paro ha sido consecuencia del enfriamiento de la economía durante 2015, un año en el que los expertos del sector privado y los organismos multilaterales calculan que el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil se encogió un 3,7 %.

Pese al optimismo de Rousseff, los analistas del mercado calculan que este año la economía brasileña se contraerá otro 3 % y que solo tendrá una ligera mejoría en 2017, para cuando prevén que crecerá un 0,70 %.

Según la mandataria, "una crisis siempre es una oportunidad para superar desafíos y enfrentarlos de una forma nueva", que debe incluir la "confianza" expresada por inversiones de largo plazo como la realizada por la multinacional Ambev.

Las nuevas instalaciones de la empresa fueron inauguradas en la ciudad de Uberlandia, en el estado de Minas Gerais, y demandaron una inversión calculada en 708 millones de reales (unos 177 millones de dólares).

La nueva planta tendrá capacidad para producir 5,8 millones de hectolitros de cerveza por año y atenderá sobre todo la demanda de los mercados de los estados de Minas Gerais, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Goias, Sao Paulo y el Distrito Federal de Brasilia.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.