Renzi dice que no todos cumplen reglas de Bruselas y pide margen para Italia

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, criticó hoy que las reglas que impone Bruselas no sean iguales para todos los países miembros y defendió que Italia pueda disponer de un cierto margen de maniobra adicional en su déficit para el próximo año.

"Seamos claros: las violaciones a las reglas de la Unión Europea son muchas: Francia se encuentra desde hace 9 meses por encima del 3 %, España tiene un déficit que es el doble que el nuestro", afirmó Renzi en un programa de televisión.

Además, en su perfil oficial de la red social de Facebook, Renzi cargó contra la Comisión Europea (CE) por el hecho de que quiera controlar de forma rigurosa las cuentas italianas cuando, dijo, está cumpliendo todas las reglas y pide un margen de maniobra para poder afrontar las consecuencias del terremoto del pasado 24 de agosto.

El 27 de septiembre, el Gobierno italiano revisó a la baja la previsión de crecimiento del producto interior bruto (PIB) para este año y lo situó en el 0,8 %, frente al 1,2 % calculado en abril pasado, y señaló que el déficit será del 2,4 % del PIB en 2016.

El déficit para 2017 lo situó en el 2 % del PIB, aunque matizó que negociaría con Bruselas un margen de maniobra de un 0,4 % adicional para hacer frente a los costes de la reconstrucción de las zonas devastadas por el terremoto del 24 de agosto y también para afrontar el drama migratorio.

Renzi sostuvo entonces, y de nuevo hoy en la televisión pública, que no es una petición de flexibilidad, sino una solicitud realizada en el marco de una situación excepcional.

El ministro de Economía de Italia, Pier Carlo Padoan, confirmó hoy que el país ha recibido una carta de la CE en relación al proyecto presupuestario para 2017 presentado por Roma.

Aunque no ha desvelado su contenido, según los medios locales iría destinada a pedir explicaciones al Gobierno de sus razones de peso para incumplir el Pacto de Estabilidad.

"Si llega la carta, haremos como han hecho otros países, es decir, nada", decía recientemente el ministro del Interior, Angelino Alfano.

El Gobierno italiano mantiene desde hace meses una relación tensa con Bruselas por cuestiones relacionadas con las políticas económicas, cuya austeridad ha sido criticada abiertamente por el Ejecutivo de Renzi en diversas ocasiones, y también por el problema del drama migratorio.

En este sentido, Renzi ha vuelto hoy a criticar el "egoísmo continental" en asuntos como la gestión de la crisis migratoria y ha pedido a los países miembros que asuman sus responsabilidades.

"Si la UE quiere bajar el gasto destinado a la inmigración en Italia, nosotros reducimos el gasto. Que abran sus fronteras y nosotros disminuimos el gasto", dijo, según los medios locales.

Italia obtuvo en mayo pasado una concesión de la CE "de máxima flexibilidad" sobre el déficit de 2016 que le ha permitido gastar 19.000 millones de euros más este año.EFECOM

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.