Los embargos de viviendas personales bajan en Asturias un 6,3% hasta marzo

Asturias contabilizó en el primer trimestre el embargo de 75 viviendas propiedad de personas físicas por el impago de un crédito, lo que supone un descenso del 6,3 por ciento respecto a las 80 del mismo periodo del año pasado, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El total de ejecuciones hipotecarias (o embargos de una propiedad para su venta) tras el impago de un crédito afectó a un total de 123 viviendas en la región, un 20,6 por ciento más en tasa interanual.

De ese total, 75 eran de personas físicas, un 6,3 por ciento menos que en el primer trimestre de 2017, y 48, de personas jurídicas, un 118,2 por ciento más.

De las 123 viviendas objeto de una ejecución hipotecaria, 117 eran de segunda mano y 6, nuevas.

Asturias registró una tasa de certificaciones por ejecuciones sobre hipotecas de vivienda constituidas entre los años 2003 y 2017 del 0,07 por ciento, la misma que la media nacional.

En el conjunto del país, las ejecuciones hipotecarias, o embargos de una propiedad para su venta tras el impago de un crédito, en viviendas habituales disminuyeron un 53,3 % en el primer trimestre del año en comparación con el mismo periodo de 2017.

Sin embargo, a tenor de la última estadística, este tipo de embargos ha experimentado un repunte del 14,7 % desde el pasado diciembre.

El número total de viviendas de personas físicas, tanto habituales como de otro tipo, objeto de una ejecución hipotecaria ascendió a 2.638, un 53 % menos respecto a los tres primeros meses de 2017, y un 7,4 % menos que en el último trimestre del año pasado.

En total, hasta marzo se registraron un total de 14.183 certificaciones por ejecución hipotecaria, un 17,8 % menos que un año antes.

De ellas, 13.428 correspondieron a fincas urbanas, un 18,2 % menos que en el mismo periodo de referencia de 2017, y 755 a fincas rústicas, un 9,3 % menos.

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 47,2 %; un 14,3 % del total son viviendas habituales de personas físicas, mientras que el 28,6 % pertenece a personas jurídicas y el 4,3 % a otras habituales de particulares.

Tomando como referencia las viviendas familiares existentes en España hasta marzo, 18,5 millones según el INE, el 0,01 % iniciaron una ejecución hipotecaria en ese periodo.

Por su parte, los embargos de otras fincas urbanas (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos) suponen el 41,1 % del total.

En cuanto al estado de las propiedades embargadas, un 16,9 % lo fueron sobre viviendas nuevas, que descendieron un 3,3 % respecto al pasado año, y un 83,1 % sobre usadas, que lo hicieron un 30,6 %.

Asimismo, el INE destaca que un 54,6 de las ejecuciones iniciadas sobre viviendas corresponde a hipotecas constituidas entre 2005 y 2008.

Por comunidades autónomas, las que muestran mayor número de certificaciones de embargo son Comunidad Valenciana (2.812), Cataluña (2.688) y Andalucía (2.453), todo lo contrario que País Vasco (120), Navarra (124) y Baleares (208).

Teniendo en consideración únicamente los procedimientos sobre viviendas, repiten como líderes de la tabla Andalucía (1.358), Cataluña (1.336) y Comunidad Valenciana (1.240), en tanto que Navarra (33), País Vasco (36) y Galicia (90) registraron el menor número de casos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.