Las mujeres avanzan, también en las cumbres empresariales en Latinoamérica

Ya no es sólo en los puestos jerárquicos. Las mujeres también adquieren mayor relevancia en los foros de negocios de alto nivel, como la III Cumbre Empresarial de las Américas que se desarrolla en Lima, una cita donde cómo pasar de lo "políticamente correcto" a la acción, se vislumbra como un desafío.

Diez altos ejecutivos de grandes multinacionales aprovecharon el foro para lanzar una iniciativa conjunta para fortalecer las capacidades de 100.000 mujeres empresarias en los próximos tres años. Solo dos de estos directivos de primera línea son mujeres, pero hasta hace pocos años atrás ni siquiera una hubiera sido parte del grupo.

Los hombres son mayoría entre los 800 líderes de negocios que por estos días se dan cita en la capital peruana, pero las mujeres son prácticamente la mitad de quienes protagonizan los paneles de debate, un avance fruto del empeño del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), organizador de la cumbre empresarial.

"Ha habido una gran evolución, aunque claramente seguimos siendo minoría. Pero es una minoría que cada vez pesa mucho más y eso es muy importante", observa en diálogo con Efe Olga Reyes, vicepresidenta de Asuntos Públicos para América Latina de The Coca-Cola Company.

Reyes se entusiasma al abordar, más allá del día a día de los negocios en la región y todas las problemáticas que los rodean, el rol de las mujeres en la economía: "Las mujeres son el 60 % de las decisiones de compra de una familia y, si utilizamos la fuerza laboral de las mujeres, los países pueden aumentar su Producto Interno Bruto considerablemente".

En este asunto, sostiene, entran en juego muchos factores, económicos, educativos, culturales y hasta psicológicos.

"Los hombres trabajan por dentro y por fuera del trabajo. Nosotras trabajamos sólo en el trabajo. Yo esta noche me voy a dormir. Los hombres van a cenar", observa con una sonrisa esta alta directiva de una de las mayores multinacionales en el mundo.

Pedro Less, director de Asuntos Públicos para América Latina de Google, celebra la mayor inclusión de las mujeres en este tipo de foros empresariales.

"Cuando empezamos hace unos años a discutir sobre inclusión de las mujeres en estos foros eran paneles de cinco hombres. Hoy ya no es así. Parece un pequeño detalle pero es muy importante porque ya pasa de ser una expresión de deseos a una acción concreta", dijo Less en diálogo con Efe.

En los pasillos de la cumbre el tema está en el ambiente. Sin ir más lejos, el propio Less fue padre hace poco tiempo, su compañía otorga una licencia por paternidad de tres meses que le ha permitido compartir responsabilidades con su esposa, también profesional, una experiencia de la que el directivo ha conversado coloquialmente aquí con algunos colegas.

"De esto charlamos en estas reuniones con mis colegas. Me dediqué tres meses a la familia y fue una ayuda no solo para mi mujer sino para mi, para entender lo difícil que es el rol de estar con los niños y estar 24 horas siendo mamá", comenta.

Para Silvina Moschini, una emprendedora nata, directora ejecutiva y fundadora de SheWorks y TransparentBusiness, la gran diferencia con años anteriores es que ahora el tema de las mujeres "está en la agenda" y las mujeres tienen una "actitud proactiva" en el mundo de los negocios.

"Los modelos de trabajo aún están pensados como se trabajaba en la era de piedra, en la era pre-internet. En realidad, la gente puede trabajar más eficientemente desde la casa, que es uno de los puntos que explica por qué el 50 % de las mujeres con hijos se va del mercado laboral. Es la clave de la falta de flexibilidad", observa.

Para esta empresaria argentina radicada en Estados Unidos es importante un cambio de reglas en el mercado laboral, dar acceso a capital a las mujeres y, sobre todo, llevar este asunto de las "intenciones a las acciones", además de un cambio de mentalidad que permita que hayan más mujeres "armando empresas grandes".

"Si eres agresiva en los negocios eres una mala mujer, una bruja. Se atribuye el ser asertiva con el ser malvada, mientras que si lo ven en un hombre es un atributo de liderazgo. La que es agresiva en los negocios es una vieja loca y eso tiende a que no mostremos lo que podemos hacer", observa Moschini, entre risas, pero hablando muy en serio.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.