La Sindicatura de Comptes detecta "puntos débiles" en la gobernación del ICF

La Sindicatura de Comptes de Catalunya ha detectado "puntos débiles" en la gobernación del Institut Català de Finances (ICF) en la etapa 2011-2016, cuando debía adaptar su sistema de toma de decisiones y estructura de gobierno y control interno a los típicos de una entidad de crédito.

Pese a estos puntos débiles, la Sindicatura reconoce que se ha producido "una evolución positiva" en la aplicación de las prácticas de buen gobierno, con una mayor independencia del ICF ante la Generalitat, según señala este organismo en un informe en el que analiza su sistema de gobernación.

Entre las observaciones realizadas por la Sindicatura, destaca la necesidad de que sea la junta de gobierno el órgano que escoja al consejero delegado y a otros cargos considerados claves, algo que no ocurre porque son nombrados por el Govern de la Generalitat.

También insiste en que el presidente de la junta de gobierno (similar a un consejo de administración) debería ser independiente y no ejecutivo.

El ente fiscalizador señala también la falta de una plataforma única de expedientes electrónicos relativos a las inversiones en instrumentos de capital riesgo, así como de una "política formal y específica sobre conflictos de intereses".

Otra de las objeciones hace referencia a la falta de un portal de transparencia en la página web del ICF con toda la información necesaria.

El ICF planteó una serie de alegaciones al proyecto de informe, que le fue remitido el pasado 7 de septiembre, pero la Sindicatura ha optado por no modificar su escrito.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.