La inversión extranjera directa en España se contrae el 60 %, según UNCTAD

La inversión extranjera directa (IED) hacia España durante 2015 se contrajo casi el 60 % con respecto al año anterior, según un informe publicado hoy por la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

Las cifras de España contrastan con el aumento de la inversión extranjera directa en el conjunto del mundo, que fue del 38 % y alcanzo 1,76 billones de dólares, cifra que supone recuperar los niveles anteriores a la crisis, aunque la UNCTAD advierte para 2016 de una caída de entre un 10 y un 15 %.

La IED hacia España en 2015 se situó en 9.243 millones de dólares, frente a 22.891 millones alcanzados en 2014, lo que supone un descenso del 59,6 %.

Pese a la importante reducción en la inversión recibida, España está en el número 11 entre los países europeos que más flujo de dinero atrajeron en 2015, mientras que escala al sexto puesto entre los países del continente que más invierten en el extranjero.

Las inversiones de España en el extranjero durante el año pasado se redujeron, pero en menor medida, ya que la contracción fue de solo un 2 %, al pasar de 35.304 millones a 34.586 millones.

España se sitúa en el puesto catorce de países que más invierten en el exterior, cuando hace dos años estaba en el doce.

Según la UNCTAD, el flujo de IED en el mundo el año pasado fue "robusto" y alcanzó 1,76 billones de dólares, con un incremento del 38 %, gracias al aumento de las fusiones y adquisiciones internacionales, que pasaron de 432.000 millones a 721.000 millones.

Estas operaciones obedecieron en muchos casos a estrategias para reducir la carga fiscal de las multinacionales que las protagonizaron, explica el informe.

"La IED estuvo afectada por las inversiones fiscales, especialmente en Estados Unidos y Europa: muchos megaacuerdos tuvieron como resultado la transferencia de los domicilios fiscales de estas multinacionales a jurisdicciones que ofrecen impuestos corporativos más bajos", indica la agencia de la ONU.

Si se descuentan estas grandes operaciones, el incremento mundial de la IED sería mucho más moderado y se situaría en el 15 %.

De acuerdo con la UNCTAD, las inversiones extranjeras directas hacia los países desarrollados casi se duplicaron en 2015 al situarse en 962.000 millones.

Los países en desarrollo alcanzaron un récord al atraer 765.000 millones en IED, un 9 % más que en 2014, especialmente gracias a la región asiática. Sin embargo, los flujos hacia África y Latinoamérica y el Caribe "flaquearon".

El informe alerta de que los flujos de IED en el mundo en 2016 bajarán tanto en las economías ricas como en los países en desarrollo, a excepción de grandes fusiones y adquisiciones.

"La IED en 2016 caerá entre un 10 y un 15 %, como reflejo de la fragilidad de la economía mundial, la persistente debilidad de la demanda agregada, un crecimiento muy bajo en algunos países exportadores de materias primas, un cambio de políticas para evitar acuerdos basados en la política fiscal y un desplome de las ganancias de las multinacionales en 2015", indica el documento.

Europa fue la segunda región del mundo que más inversiones recibió en 2015 -504.000 millones, un 29 % del total mundial y un 39 % más que en 2014-, por detrás de Asia.

Además, es de lejos la que más invirtió ese mismo año, 576.000 millones, frente a 367.000 millones de América del Norte o 332.000 millones de Asia.

Después de tres años de reducciones, los flujos de inversión hacia Europa han vuelto a sus niveles más altos desde 2007, principalmente gracias al importante aumento en Irlanda, Suiza y los Países Bajos, señala la UNCTAD.

Concretamente, la inversión en Suiza entre 2014 y 2015 se multiplicó por diez, hasta 68.838 millones; en Irlanda por tres, hasta 100.542 millones; y en los Países Bajos se incrementó casi un 30 %, hasta 72.649 millones.

Asimismo Alemania y Francia se recuperaron notablemente de las cifras registradas en 2014, ya que ambos países recibieron 31.719 millones y 42.883 millones, respectivamente.

Pese a recibir menos inversión que un año antes y descender a 40.000 millones, el Reino Unido se mantuvo entre los más destacados de Europa.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.