La empresa familiar pide a la Junta la exención del impuesto de sucesiones

La Asociación de la Empresa Familiar de Castilla-La Mancha ha reclamado al Gobierno autonómico la exención del impuesto de sucesiones y donaciones a las empresas, una reforma que Hacienda no acometerá tras haberse modificado el tributo en esta legislatura.

El presidente de la Asociación de la Empresa Familiar, Aurelio Vázquez, ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa previa a la reunión que ha mantenido con el consejero de Hacienda y a la que también ha acudido el exalcalde de Toledo Juan Ignacio de Mesa.

Vázquez ha instado al Ejecutivo autonómico a reducir el impuesto de sucesiones "siempre y cuando el cien por cien de la cuota del impuesto se reinvierta en la empresa y en los trabajadores en un plazo de tres años, lo que implicaría un fortalecimiento de la empresa".

Al hilo de esta idea, ha abogado por una armonización fiscal entre las autonomías a fin de que el pago de impuestos no obstaculice la implantación de empresas en las distintas comunidades.

En ese sentido, ha relatado, a modo de ejemplo, que una donación de ocho millones de euros para una empresa familiar implicaría el pago de 2.200.000 en Andalucía y en Asturias, mientras que en Madrid pagaría 6.600 euros, una diferencia "enorme simplemente por la diferencia territorial que, además, redunda en una discriminación empresarial de unas comunidades con respecto a otras".

En lo que respecta a Castilla-La Mancha, ha indicado que por una donación se pagarían 430.000 euros, una cantidad que ha considerado que "no está mal pero que es manifiestamente mejorable".

Además, ha pedido a la Administración regional la creación de la figura de un "organizador" encargado de coordinar "la amalgama de legislaciones cuando un proyecto sale a la luz".

Por su parte, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha considerado que "no es el momento" de modificar este impuesto, máxime cuando el Gobierno regional ya acometió una reforma sobre este tributo en esta legislatura.

Sin embargo, ha instado al Gobierno central a "afrontar de una vez por todas" un nuevo sistema de financiación para las comunidades autónomas a efectos de evitar competencias entre las distintas autonomías en materia impositiva.

Ha recalcado que la nueva financiación autonómica tendrá que considerar la capacidad económica y las posibilidades de reducción de impuestos de cada territorio, en un contexto de ajuste de las administraciones regionales al objetivo de déficit y a la regla de gasto.

"Es más importante afrontar un nuevo sistema nacional con los mismo márgenes para todas las autonomías que nos permita ser eficientes en la recaudación pero no competitivos en los tipos impositivos que podamos aplicar en todas las regiones", ha zanjado.

En otro orden de cosas y preguntado por el acuerdo entre sindicatos y patronal a nivel nacional para subir los salarios entre el 2 y el 3 por ciento poniendo fin, de este modo, a los ajustes salariales, Vázquez ha defendido que la empresa familiar "podrá atender con dificultades" este extremo debido al crecimiento de la economía regional por encima del tres por ciento en 2016 y al 2,5 por ciento en 2017.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.