Informe señala que ayuntamientos tienen recorrido fiscal para subir ingresos

Un informe elaborado por el Gobierno Vasco, las diputaciones forales y Eudel concluye que los ayuntamientos de la comunidad autónoma "tienen un cierto recorrido fiscal" que les permitiría incrementar su recaudación ya que la presión tributaria per cápita es inferior a la existente de media en los municipios del resto de España.

Este informe, difundido hoy públicamente por el Departamento de Hacienda y Economía, ha sido remitido al Consejo Vasco de Finanzas Públicas (CVFP), que deberá tener en cuenta sus conclusiones y recomendaciones a la hora de diseñar la nueva metodología de la futura ley de Aportaciones, cuyo borrador se prevé que esté listo en 2018.

De hecho, el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ya avanzó el pasado febrero que el Gobierno Vasco remitirá este año al Parlamento el proyecto de la Ley de Aportaciones que sustituirá a la normativa vigente, prorrogada desde 2012.

La Ley de Aportaciones determina qué cantidad de dinero aporta cada territorio histórico a las arcas comunes de Euskadi. En la actualidad la norma establece un coeficiente del 16 % para Álava, del 33,06 % para Gipuzkoa y del 50,94 % para Bizkaia.

El documento se basa en datos del ejercicio 2015 aunque asegura que sus conclusiones se pueden aplicar también en 2018. Afirma que los distintos niveles institucionales de Euskadi atienden de "manera adecuada" las competencias propias de cada uno de ellos y que la distribución del gasto, en general, es "correcta".

Señala el deber que tiene el CVFP de incorporar a la futura ley unos criterios homogéneos para el reparto de los recursos entre las entidades locales, "considerando preferentemente la población y el esfuerzo fiscal y atendiendo a la singularidad organizativa de los ayuntamientos".

El informe constata además que las diputaciones han garantizado para el conjunto de los municipios de sus territorios un nivel de recursos "superior" al que corresponde en la legislación de régimen común, aunque matiza que las entidades locales vascas tienen mayores competencias propias que las del resto de España.

También señala que el recurso a la deuda es estructural en todos los niveles institucionales pero es más significativo en el Gobierno Vasco y en las Diputaciones.

En este sentido, incide en que en el período 2007-2015 se ha triplicado la deuda viva en el Gobierno Vasco y duplicado en las instituciones forales, mientras que en las entidades locales se ha mantenido en cumplimiento de los límites al endeudamiento previsto en la normativa que regula la estabilidad presupuestaria.

"Dichos límites también establecen -recuerda el informe- que en un horizonte de 2 años desaparecerá la posibilidad del Gobierno Vasco de seguir recurriendo al endeudamiento para financiar gastos y únicamente podrá destinarse a pagar los vencimientos de deuda".

El estudio añade que los ingresos del conjunto de las administraciones vascas cubren el 99,2 % de los gastos, excluidos la amortización de la deuda y sus intereses.

Ello, señala, representa un déficit global, con datos de 2015, del 2,9 % aunque el conjunto de la entidades locales tenía superávit.

Las políticas de sanidad y educación absorben más de la mitad de gasto del Gobierno Vasco y los servicios sociales y la promoción social más de la tercera parte del de las diputaciones forales.

En las entidades locales, la mayor parte del gasto se dirige al bienestar comunitario, servicios de carácter general, sociales, vivienda, urbanismo, seguridad, movilidad ciudadana, cultura y deporte.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.