Ibermática adquiere IDS, dentro de un plan para crecer un 20 % en tres años

La empresa vasca de servicios informáticos Ibermática ha adquirido la compañía IDS Industrial, la primera de las dos compras que espera hacer este año, dentro de su voluntad de crecer y elevar en un 20 por ciento su facturación en los próximos tres años.

Juan Ignacio Sanz, nombrado consejero delegado en noviembre, ha explicado en una rueda de prensa el plan estratégico de la firma hasta 2020, año en el que prevé facturar 275 millones.

La apuesta de Ibermática por la Industria 4.0 se ha materializado en la adquisición de IDS Industrial, una ingeniería vasca dedicada a la automatización e informatización de plantas y procesos industriales, que cuenta con 25 profesionales y factura 2,4 millones de euros.

Ibermática la ha comprado en marzo, por una cantidad no detallada; este año prevé la compra de otra compañía, en España, y una "joint-venture" (asociación) con otras para crear nuevas firmas.

Entre compras y desarrollo orgánico, el objetivo es alcanzar un volumen de ingresos cercano a un 20 % superior al actual, hasta alcanzar los 275 millones en el 2020.

El año pasado, Ibermática tuvo un resultado de 9,01 millones -similar a los 8,9 del año anterior-, unos ingresos de 235 millones -uno más- y sumó 50 profesionales, alcanzando los 3.200 empleados.

Sanz ha apuntado que en 2017 la firma creció un 70% en volumen de contratación respecto a 2016 -de 180 a 300 millones-, "que es lo que realmente refleja el ritmo de crecimiento de la empresa", y con una tasa de renovación de contratos del 95%.

Entre sus principales clientes están la ONCE -con la que ha firmado un nuevo contrato de servicios hasta 2021 que supera los 100 millones- y Kutxabank, así como Telefónica y los dos grandes bancos, Santander y BBVA. También han incorporado este año a L'Oreal Europa.

Para aplicar el plan estratégico prevé una inversión de 10 millones en tres años -4, 3 y 3-, lo que hará bajar este año el beneficio de los nueve millones actuales a ocho.

La línea de negocio por la que más se apuesta es la transformación digital, para lo que ha aumentado la cartera de servicios.

El objetivo en 2020 es que los proyectos de transformación digital supongan un 40 % de la facturación de Ibermática frente al 20 actual. También aspira a crear 500 empleos más.

Todo este plan podría desarrollarse con cambios en el accionariado dentro de un par de años, pero de momento, no hay nada, según el consejero delegado.

Actualmente, Ibermática está controlada en un 55 % por Pro A Capital -un fondo español-y participada por Kutxabank, Once y el equipo directivo, con un 15 % cada uno.

ProA entró en la firma vasca en octubre de 2013. Hoy, el consejero delegado ha hecho una reflexión general sobre las posibilidades: "un fondo de este tipo suele estar en una compañía cinco o seis años, así que lo normal es que se vayan en 2019-2020", pero, ha insistido, "no tengo ninguna información y tampoco se ha iniciado ningún proceso de valoración de la empresa".

Sanz, que ha descartado la salida a Bolsa, subrayando que lo normal sería que si se va ProA lo venda a otra compañía o a otro fondo, incluso se ha aventurado a especular con los hipotéticos compradores: compañías hindúes como Mahindra, que tienen presencia en Europa pero no en España, o norteamericanas en la misma situación.

Lo que sí aseguró Sanz es que, aunque de momento no hay nada, el día que Pro A decida vender obtendrá beneficios, ya que pagó 32 millones por el 55 % de Ibermatica.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.