General Electric perdió 22.802 millones en 2018, frente a los 8.929 de 2017

El grupo General Electric (GE) informó hoy de que tuvo unas pérdidas de 22.802 millones de dólares en 2018, más del doble respecto al año anterior, y de que ha alcanzado un acuerdo con la Justicia estadounidense por la creación y venta de hipotecas de alto riesgo hace más de diez años.

El conglomerado, con más de un siglo de historia y que está reestructurando su negocio, tuvo unas pérdidas por acción 2,62 dólares, por encima de los 99 centavos del ejercicio previo, en el que perdió 8.929 millones.

La facturación anual de la compañía radicada en Boston ascendió a 121.615 millones de dólares, cifra un 3 % superior a lo ingresado en 2017, 118.243 millones.

GE señaló que ha alcanzado un acuerdo de 1.500 millones de dólares con la Justicia, que investigaba si su extinguido negocio de hipotecas, WMC, violó el Acta de Reforma, Recuperación y Cumplimiento de las Instituciones Financieras de 1989 (FIRREA).

WMC, negocio que vendió en 2007, estaba acusado en un pleito civil relacionado con la "creación y venta de hipotecas entre 2005 y 2007".

Ha sido un año de cambios para General Electric, cuyas riendas lleva ahora H. Lawrence Culp Jr. tras la dimisión de John Flannery, que sustituyó el verano pasado al máximo directivo de la firma desde hacía 16 años, Jeffrey Immelt.

Culp explicó hoy en un comunicado que la estrategia de GE es "desapalancar" su balance financiero y fortalecer sus negocios, comenzando con el energético, y para ello la compañía está mejorando su ejecución, orientación al cliente y prioridades.

En junio, GE anunció que se centraría en los sectores de la generación y distribución eléctrica, la aviación y las energías renovables para simplificar la estructura de la compañía, como resultado de una revisión estratégica de las líneas de negocio.

Pero en octubre dijo que no cumpliría sus previsiones de resultados para el año y que reorganizaba GE Power (Energía), anotándose en el tercer trimestre unas pérdidas de 22.000 millones por un cargo extraordinario vinculado a la reducción del valor de esa línea.

Ese cargo está sujeto a una investigación por la Comisión de Valores de EE.UU. relacionada con las prácticas contables de la firma, que no comentó ninguna información al respecto.

Por líneas de negocio, en el conjunto de 2018 la facturación que más cayó fue la de Energía, un 22 %, hasta 27.300 millones, y la que más se incrementó fue la de Petróleo y Gas, un 33 %, hasta 22.859 millones.

Los mayores ingresos anuales provinieron del negocio de la aviación, 30.566 millones (13 % más), y fueron también relevantes los del sanitario, 19.784 millones (4 % más). Las energías renovables facturaron 9.533 millones, un 4 % más.

En cuanto al cuarto trimestre, al que más prestaba atención Wall Street, GE tuvo un beneficio neto de 574 millones de dólares (0,07 dólares) y revirtió las pérdidas de 11.003 millones (1,27 dólares) que registró en el mismo periodo del año anterior.

Los ingresos entre octubre y diciembre se incrementaron un 5 %, hasta 33.278 millones de dólares.

Pese a las dificultades y las pérdidas, los resultados fueron mejores de lo temido por los inversores en Wall Street, que auparon el valor en bolsa de General Electric hasta un 18 % esta mañana, en la que puede ser su mejor jornada en unos 10 años.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.