Fitch avisa que presupuesto luso no responde a riesgos como débil crecimiento

La agencia de calificación Fitch consideró hoy que el borrador de los Presupuestos de 2017 presentado por el Gobierno portugués enfatiza su compromiso con la consolidación fiscal, pero no da respuesta a los riesgos derivados del débil crecimiento y de los problemas del sistema bancario.

En una nota, Fitch reconoce los esfuerzos realizados por el Ejecutivo luso para reducir el déficit, pero avisa de que "el mayor riesgo" para la consolidación fiscal es el bajo crecimiento y que Lisboa no está incentivando lo suficiente la inversión en el país.

"El plan de Presupuestos de 2017 equilibra la reducción del déficit con medidas para estimular el crecimiento, incluyendo bajadas de impuestos y nuevos beneficios sociales. Pero, aunque esto puede apoyar el consumo interno, contribuye poco a incentivar la inversión", alertó.

Además, recuerda que las perspectivas sobre el sector bancario "se mantienen débiles" y que aunque el borrador señala que el Gobierno estudia una "solución sistémica" para mejorar el balance de los bancos que será "atractiva para los inversores privados", el plan del Ejecutivo no ofrece más detalles.

"Un crecimiento menor al que originalmente fue proyectado ya ha provocado que el Gobierno aumente sus previsiones de déficit para 2016 del 2,2 % al 2,4 % del PIB. Mantenemos una perspectiva más prudente y esperamos que el déficit cierre en el 2,7 % este año", señaló Fitch.

Aun así, la agencia de calificación incide en que confía en que el Gobierno mantenga su compromiso con la reducción del déficit "a pesar de la retórica antiausteridad del Gobierno y a medidas como el aumento de los salarios en el sector público y la subida de las pensiones".

El borrador de las cuentas de 2017 es también "más realista" en cuanto a la evolución de la deuda, que incluye la inyección que se realizará en la estatal Caixa Geral de Depósitos y excluye las posibles ganancias derivadas de la venta de activos financieros del Banif y el Novo Banco.

Fitch considera que el riesgo de posibles choques políticos entre los socialistas y los partidos más radicales que lo apoyan en el Parlamento -el Partido Comunista Portugués y el marxista Bloque de Izquierda- "parecen haberse reducido significativamente, asegurando más estabilidad política".

El Gobierno luso presentó al país el borrador de los Presupuestos de 2017 hace diez días, documento que todavía debe ser debatido en el Parlamento y cuya votación final no se producirá hasta finales de noviembre.

El borrador también fue enviado a Bruselas para que sea evaluado por las autoridades comunitarias, que podrán darle el visto bueno o exigir a Lisboa medidas adicionales.

Un informe elaborado por la Unidad Técnica de Apoyo Presupuestario lusa (órgano adscrito a la Comisión de Finanzas del Parlamento que evalúa la política presupuestaria) alertó este lunes que las medidas incluidas en el documento podrían ser insuficientes para cumplir las metas de déficit marcadas por Bruselas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.