España logra eludir también la congelación de fondos por incumplir el déficit

Después de conseguir evitar en verano una multa millonaria, España logró hoy eludir también la congelación de parte de los fondos europeos que se le asignarán en 2017, la segunda pena que se le podría haber impuesto por incumplir el año pasado con sus compromisos de reducción del déficit.

A la vista de las medidas "efectivas" adoptadas por España para reducir este año su desvío, Bruselas ha optado por "dejar en suspensión" la decisión de congelar de fondos, es decir, por no dar el paso de proponer una congelación.

"No habrá propuesta, no vamos a proponer suspender estos fondos", anunció el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa.

La Comisión Europea ha conseguido sorprender y, a la vez, hacer lo previsto con una decisión que no había sido nunca mencionada entre las opciones disponibles, que a la vez contenta tanto al propio Gobierno español como al Parlamento Europeo, opositores a la congelación.

"Sé que se esperaba y son obviamente buenas noticias para el país, donde los fondos europeos juegan un papel importante en respaldar la inversión", aseguró Moscovici.

De facto, supone que España se libra de que se le congelen parte de los compromisos de los fondos de inversión y estructurales para 2017, lo que se estimaba que podría afectar a unos 1.200 millones de euros, una amenaza que se cernía sobre el país por no haber respetado en 2015, año electoral, sus compromisos de disciplina fiscal.

El argumento es que España ha tomado "las medidas necesarias para que consideremos que ha habido medidas efectivas en 2016" para reducir el déficit, en palabras de Moscovici en referencia al cierre temprano del presupuesto y al pago a cuenta adelantado del impuesto de sociedades con el que se han recaudado 8.000 millones de euros extras.

"En este contexto, habría que ser masoquistas o formalistas para decidir una congelación de los fondos o una congelación para luego elevarla", defendió Moscovici.

La opción de dejar en suspensión el proceso y dar carpetazo por el momento a la congelación de los fondos está "en el marco de las reglas", según el comisario, aunque anteriormente desde la Comisión no se había evocado en ningún momento como una posibilidad.

No obstante, España debe ahora adoptar medidas para cumplir con sus objetivos de déficit, de manera que reduzca su desvío por debajo del tope europeo del 3 % en 2018 a más tardar.

La Comisión ya ha advertido hoy de que el presupuesto prorrogado enviado por el Gobierno español cuando aún estaba en funciones pone al país en riesgo de no cumplir con sus metas para el año próximo o, lo que es lo mismo, que si España no asume nuevas medidas para reducir el gasto o aumentar los ingresos, no cumplirá con el 3,1 % exigido en 2017.

Bruselas espera ahora que el Ejecutivo de Mariano Rajoy envíe un presupuesto completo en el que se reflejen estos esfuerzos, que, según las previsiones que maneja la Comisión, deberán incluir iniciativas que reduzcan el déficit el año próximo en un 0,7 % del PIB, lo que equivale a unos 7.700 millones de euros.

Los cálculos que maneja el Gobierno son más optimistas, ya que por el momento espera que el desvío alcance, sin nuevas medidas, el 3,6 % -lo que exigiría medidas por un 0,5 % o 5.500 millones de euros- y puesto que prevé apoyarse en un mayor crecimiento de lo esperado para reducir el desvío.

Pero antes de llegar a evaluar los esfuerzos que España emprenda en 2017, es necesario que se confirme que el país cumple este año con el objetivo de reducir su déficit al 4,6 % del PIB, lo que se da casi por descontado, pero que hasta abril no se confirmará, una vez Eurostat confirme los datos de déficit de los socios europeos.

Mientras tanto, la Comisión mantendrá su vigilancia sobre el desarrollo de los acontecimientos en España y su evolución económica, y en febrero revisará sus previsiones macroeconómicas para todos los países, lo que le dará la oportunidad de volver a lanzar una advertencia si considera que España está aflojando el ritmo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.