El PP despide a su gerente en Vizcaya por supuesto desfalco

El saldo del PP vasco ronda en la actualidad los 100 euros. Su deuda asciende a 230.000. Y el balance empeora una vez comprobado que 101.000 volaron durante 2015 en gastos sin justificar. Con estos datos sobre la mesa el presidente regional del partido, el ministro Alfonso Alonso, anunció hoy el «despido disciplinario» de su gerente en Vizcaya, Arturo Aldecoa, y del contable, Gonzalo Pontes, por «graves irregularidades cometidas». A su juicio, todo apunta a un caso de «corrupción personal».

Las sospechas de la formación se hicieron públicas el pasado 5 de marzo, cuando el PP decidió «apartar» a Aldecoa y Pontes de sus cargos tras movimientos de cheques cobrados al portador que resultaban «sospechosos». Cuatro días más tarde, los auditores de la dirección nacional del PP se desplazaron a Bilbao para revisar el estado de las cuentas. El resultado de la inspección ha llevado al partido a reaccionar.

De los 127.000 euros en efectivo existentes el año pasado en la caja, sólo el empleo de 26.000 está documentado. El resto, al parecer, desapareció a través de facturas falsas a empresas que no habían trabajado para el PP. Y los populares intuyen que la práctica podría venir de lejos, por lo que se está procediendo al análisis de años anteriores.

«No vamos a mirar para otro lado», advirtió Alonso en rueda de prensa. Es más, la formación está dispuesta a emprender acciones legales por los supuestos delitos de apropiación indebida, falsedad de documento mercantil y administración desleal. «No sabemos dónde está el dinero, pero queremos que se devuelva», zanjó el titular de Sanidad en funciones.

En el PP entienden que no sólo se ha causado un importante «quebranto patrimonial», que requerirá el auxilio de la dirección nacional del partido, sino que, además, se ha dañado la «reputación» de los populares. «Para restaurarla, es evidente que debemos actuar con toda transparencia y firmeza», trasladó el líder regional.

En el País Vasco, la formación ha sido especialmente beligerante con la corrupción en sus pronunciamientos públicos. El pasado 20 de febrero, en presencia del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, el dirigente vizcaíno, Antón Damborenea, confesó estar «hasta los cojones de leer todos los días que gente del PP está pringada» en escándalos. Y desde la cúpula, el exalcalde de Vitoria y vicesecretario de Acción Sectorial, Javier Maroto, ha reclamado una «purga» en el partido.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.