El margen de intereses que obtienen los bancos no cubre gastos de explotación

Un análisis realizado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) revela que el margen de intereses que obtienen los bancos no cubre sus gastos de explotación en el caso del negocio doméstico, al situarse en el 92 %.

En una jornada sobre el sector bancario español organizada por el IVIE en colaboración con la Universitat de València, celebrada hoy, expertos han analizado los cambios que serían necesarios para recuperar la rentabilidad y afrontar los retos de futuro que se le plantean al sector, según ha informado este organismo en un comunicado.

La crisis económica tuvo un intenso impacto negativo en la banca que obligó a realizar una reestructuración del sector, con duros ajustes de capacidad y una fuerte inyección de ayudas públicas, sin embargo, pese al esfuerzo realizado, el negocio bancario sigue teniendo un problema de viabilidad, ya que su rentabilidad actual no alcanza el mínimo exigido por el inversor.

En el caso del negocio doméstico, desde 2016 y por primera vez en el siglo XXI, el margen de intereses que obtiene la banca por intermediar los depósitos y transformarlos en préstamos es inferior a los gastos que ha de asumir.

La presión regulatoria, el todavía elevado volumen de activos problemáticos (192.000 millones de euros) y el endeudamiento que acumula el sector privado (166 % del PIB) condicionan la recuperación de la rentabilidad del sector, según los expertos.

El catedrático de Análisis Económico y director adjunto de Investigación del IVIE, Joaquín Maudos, ha presentado el análisis inicial de la situación actual del sector.

En la primera sesión del encuentro han participado el vicepresidente de AFI (Analistas Financieros Internacionales), Ángel Bergés; el catedrático de Bangor University y CUNEF e investigador del IVIE, Santiago Carbó; y el portavoz de la AEB (Asociación Española de la Banca), José Luis Martínez Campuzano.

Posteriormente, el consejero ejecutivo de Cajamar, Bernabé Sánchez-Minguet, y el director financiero y subdirector general de Ibercaja, Antonio Martínez, han expuesto sus previsiones sobre el futuro de la banca en España.

En su intervención, Maudos ha planteado la necesidad de seguir ajustando la capacidad instalada para mejorar la eficiencia ya que, pese al cierre de sucursales ya ejecutado, los costes unitarios han aumentado desde 2012 y la eficiencia ha empeorado 11 puntos desde 2007, como consecuencia del hundimiento del margen bruto y la caída del activo.

Por ello, es necesario seguir ajustando la capacidad instalada, teniendo en cuenta que España es el país de la UE con oficinas más pequeñas, con solo 6,3 trabajadores por sucursal y con una densidad de red de las más elevadas.

Otro de los aspectos destacados por Maudos ha sido el cambio obligado en la estructura de los ingresos, que ya ha comenzado a producirse, y es previsible que las comisiones "sigan ganando peso mientras los tipos se mantengan reducidos", ha señalado.

Sobre la digitalización de la banca, se ha expuesto que entre 2010 y 2015 los usuarios de la banca online han aumentado un 63 %, hasta 14,8 millones de personas, y se debe seguir apostando por este medio.

Los expertos han identificado algunos de los elementos de mayor preocupación que se ciernen sobre la banca, entre ellos el exceso de liquidez de las entidades de la Eurozona que no ha dejado de crecer, y Maudos ha pedido que deje de penalizarse con tipos negativos a la banca por su exceso de liquidez.

Maudos también ha planteado la preocupación por el aumento de la concentración bancaria española que, desde 2013, supera la media europea, aunque aún está alejada de niveles preocupantes, pero advierten del aumento de la concentración de la competencia.

La exclusión financiera de los municipios que han quedado sin oficina bancaria tras el ajuste ya afecta a más del 10 % de la población en 10 provincias españolas, y seguirá aumentando conforme siga reduciéndose la red de oficinas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.