El Gobierno chileno desdramatiza aumento de deuda publica al 25,2 % del PIB

El Gobierno chileno desdramatizó hoy la subida de la deuda pública hasta el 25,2 % del PIB, prevista en el proyecto de presupuestos de 2017, al subrayar el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, que se trata de una propuesta "responsable".

La cifra supone el mayor nivel de deuda pública desde 1993 y la oposición derechista la ha criticado señalando que "hipoteca" el futuro del país".

Al exponer sobre el proyecto ante la Comisión Mixta de Presupuestos en el Congreso, Valdés dijo el lunes que el gobierno utilizará 9.000 millones de dólares de su autorización de endeudamiento (11.500 millones en total) para cubrir el déficit fiscal previsto en 2017 (3,3 % del PIB), lo que elevará hasta el 25,2 % del PIB el nivel de deuda bruta desde 1993.

En declaraciones a radio Cooperativa, Valdés subrayó hoy que "la deuda siempre es una carga para las generaciones futuras y, por tanto, tenemos que ser supercuidadosos en cuánto nos endeudamos, pero éste es un Presupuesto responsable".

El proyecto de presupuestos prevé en 2017 un gasto fiscal de 60.000 millones de dólares, un 2,7 % más que el de este año, y ahí radica su carácter de responsable, insistió.

Matizó que el déficit previsto, que se compara con el 3,1 % establecido este año, "creo que ha sido bien valorado, pero es déficit, al final, y es un déficit que nos lleva a endeudarnos. Lo he dicho muchas veces: Chile tiene la capacidad de endeudarse un poco más, pero no podemos seguir el tren de endeudamiento para siempre".

Preguntado por qué, en el actual escenario, el Gobierno decidió endeudarse y no recurrir al Fondo de Estabilización Económica y Social (creado cuando el precio del cobre estaba alto para ser usado en "años de vacas flacas"), Valdés dijo que "es una decisión igual que la de una familia".

"Al igual que una familia que tiene gastos mayores que sus ingresos en algún momento tenemos que decidir cómo financiar eso, y una posibilidad, por supuesto, sería usar los ahorros que tenemos, pero el chanchito (la alcancía) está para periodos complejos".

"Como las tasas de interés en el mundo y en Chile son muy bajas, la verdad es que pensamos que nos conviene este año endeudarnos y proteger el chanchito para tiempos complejos, porque nunca se sabe qué depara el destino", añadió.

Según el responsable de las finanzas públicas, "Chile debe estar preparado para complejidades. La economía está creciendo lento, pero está creciendo, pero el mundo siempre puede tener problemas y por tanto, dejemos el chanchito para otras oportunidades".

Recordó que el Fondo de Estabilización se utilizó en la crisis mundial del 2009, "pudimos echarle mano a esos fondos y hacer una gran expansión".

"Hoy día no necesitamos hacer eso, podemos endeudarnos", concluyó.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.