El déficit comercial de EEUU cae en marzo a su nivel más bajo en un año

El déficit comercial de Estados Unidos se redujo en marzo un 13,9 % hasta los 40.400 millones de dólares debido a los bajos precios del petróleo, el volátil mercado exterior para los exportadores y la contención de los consumidores.

La fuerte caída del déficit a su nivel más bajo en algo más de un año se da después de que en febrero el dato alcanzara los 47.000 millones, la cifra negativa de la balanza comercial más pronunciada de los últimos seis meses.

El tradicional superávit en la balanza de servicios estadounidense aumentó un 2,7 %, hasta alcanzar los 18.100 millones de dólares, mientras que la balanza comercial de bienes mejoró su déficit en un 10 %, hasta los 58.500 millones de dólares.

Las exportaciones totales se situaron en los 176.600 millones de dólares, 1.500 millones menos que en febrero, mientras que el valor de las importaciones mermó en 8.100 millones de dólares, hasta los 217.100 millones.

No obstante, el valor de las importaciones de bienes cayó en un 4,5 % hasta los 175.332 millones de dólares, el nivel más bajo desde 2010.

El consumo de productos de automoción, textil, computadoras y bebidas alcohólicas procedentes del exterior se resintió en marzo.

Además, las exportaciones de bienes se redujeron en un 1,6 % hasta los 116.819 millones de dólares, especialmente por los bajos precios del petróleo y la caída en los rubros de alimentación y maquinaria.

Con respecto al mismo mes del año anterior, el déficit de marzo fue un 0,8 % menor, equivalente a 1.000 millones de dólares, con una reducción de las exportaciones del 5,4 % y de las importaciones del 4,5 %.

Estos datos reflejan un ambiente económico en Estados Unidos en el que el consumo sigue sin mostrar fortaleza y confianza, mientras que los exportadores se enfrentan a un entorno económico mundial volátil.

En lo que va de año el dólar se ha debilitado frente a las divisas de los principales socios comerciales de Estados Unidos, lo que no ha conseguido frenar la caída de las exportaciones, que deberían ser más competitivas en el exterior.

La situación económica en el exterior no es favorable, con China creciendo a un ritmo mucho más moderado que en el pasado, la Unión Europea con una recuperación muy tenue y Latinoamérica inmersa en ajustes para evitar el golpe de una nueva crisis derivada de la caída en materias primas.

Además, el consumo, responsable de dos tercios del crecimiento económico estadounidense, sigue estancado en niveles anormalmente bajos, como demostraron en abril lo datos del producto interior bruto (PIB) del primer trimestre del año, que situó el crecimiento de la primera economía mundial en un mero 0,5 %.

No obstante, por regiones, el déficit comercial con México aumentó un 9 % hasta los 5.405 millones de dólares, debido a un incremento de las importaciones desde el vecino del sur en un 6 %, hasta los 24.744 millones de dólares.

El déficit comercial con la Unión Europea, con quien Washington negocia un tratado de libre comercio, aumentó en un 24 % hasta los 13.076 millones de dólares, con una mejora de las exportaciones que no pudieron compensar un fuerte incremento de las importaciones en un 13,8 %, hasta los 37.675 millones de dólares.

En lo que respecta a América del Sur y Central, Estados Unidos consiguió mejorar su tradicional superávit al pasar éste de 2.500 millones de dólares a 3.116 millones, con un aumento de las exportaciones en un 13 % hasta los 11.911 millones de dólares.

Pese a la caída de los precios del petróleo, el valor de las importaciones desde las naciones integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) aumentó en un 19 % hasta los 6.145 millones de dólares.

El valor de las importaciones desde Venezuela, el segundo suministrador de petróleo de Estados Unidos dentro de la OPEP, aumentó de los 556 millones de dólares de febrero a los 714 millones de dólares en marzo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.