El control y la inspección de tributos hicieron aflorar 11 millones en 2017

El Plan de Control Tributario de 2017 permitió que afloraran más de 11 millones de euros no declarados en La Rioja, un 14 por ciento menos que un año anterior, con lo que por primera vez descendió el importe obtenido por la administración riojana por esta vía.

Así lo ha explicado hoy el consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, que ha ofrecido una conferencia de prensa junto con la directora general de Tributos, Cristina Bella, para presentar las directrices del Plan General de Control Tributario para 2018, que se publican hoy en el Boletín Oficial de La Rioja (BOR).

Domínguez ha insistido en que "la prevención y lucha contra el fraude fiscal es una de las prioridades de la política económica del Gobierno de La Rioja porque juega un papel fundamental para financiar los servicios y políticas públicas y reducir el déficit".

En este sentido ha considerado que la reducción de un 14 % respecto a 2016 se debe, en parte, "al trabajo desarrollado por el Gobierno de La Rioja para acercar el sistema tributario al ciudadano y desarrollar una labor pedagógica sobre este aspecto, que contribuya a generar una auténtica conciencia cívica tributaria".

Además, ha incidido en el esfuerzo realizado por todos los agentes y colaboradores sociales que participan en la implementación del Plan de Colaboración Público y Social para la Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal 2016-2019, "que incorpora una serie de medidas encaminadas a mejorar el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias y que se perciba mayor transparencia tributaria y simplificación en el pago de impuestos".

El Plan General Tributario de 2017 ha permitido aflorar una deuda no declarada de más de 11 millones de euros y se han llevado a cabo 18.077 actuaciones de control y lucha contra el fraude.

Desde 2013, la Dirección General de Tributos ha realizado más de 80.000 actuaciones de control tributario y lucha contra el fraude, que han detectado una deuda no declarada de 89 millones.

El "grueso" de los controles se realizó sobre el impuesto de Sucesiones y Donaciones; se realizaron 14.595 actuaciones (un 21% más que el año anterior) que permitieron aflorar una deuda de 6 millones; además, en este impuesto, las actuaciones de lucha contra el fraude fueron 30 (12 expedientes sancionadores y 18 actas de inspección), por importe de 907.000 euros.

En relación con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados se descubrió un fraude por valor de 3 millones, en 3.025 actuaciones de control y comprobación tributaria y en 97 expedientes contra el fraude.

Y en el Impuesto de Patrimonio, se llevaron llevado a cabo 301 actuaciones que han permitido aflorar una deuda de 143.000 euros; además, se han liquidado 6 expedientes sancionadores y 12 actas de inspección, por importe conjunto de 176.000 euros.

Respecto a los Tributos sobre el Juego, las actuaciones de control son fundamentalmente previas, dado que se realizan antes de presentar la correspondiente autoliquidación; sin embargo en 2017 se ha liquidado el incumplimiento a posteriori de los requisitos para el disfrute de tipos impositivos reducidos por importe aproximado de 15.000 euros.

En relación con el número e importe de las actuaciones desarrolladas en materia de tributos propios de la Comunidad de La Rioja, en 2017 se han girado 202 liquidaciones de control y comprobación tributaria por importe de 105.000 euros.

Por otro lado, tras las actuaciones de control llevadas a cabo por Hacienda se ha conseguido ingresar en torno al 80 del importe, mientras que por vía ejecutiva se lograron algo menos de 900.000 euros.

El consejero ha incidido en que estas cifras confirman el trabajo hecho por el Gobierno regional desde 2015 para "incentivar" el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias, algo que también supone "un beneficio directo" para la administración.

En 2018, ha asegurado, el objetivo es que se mantengan las actividades de inspección y control "para asegurar la sostenibilidad de las cuentas públicas".

En concreto, el Plan de Control Tributario 2018 incorpora, al igual que el año pasado, planes parciales para las áreas de Inspección, Gestión y Recaudación tributaria.

Además, apuesta por el intercambio de información entre las administraciones tributarias autonómicas y la estatal, para reforzar las actuaciones de control y lucha contra el fraude.

Todo ello, ha incidido el consejero, para "continuar como la segunda comunidad española con menor presión fiscal" y contribuir a "la creación de empleo y crecimiento económico", ha concluido.

EFE

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.