Economía.- El alza de los precios aumenta la facturación del gran consumo un 2,6% en 2018 pese a la caída de las ventas

El mercado de gran consumo creció el año pasado un 2,6%, hasta una facturación total de 82.000 millones de euros, impulsado por un contexto de alza de los precios en el sector en torno al 3,4% y pese a que los españoles adquirieron un 0,7% menos de productos.

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El mercado de gran consumo creció el año pasado un 2,6%, hasta una facturación total de 82.000 millones de euros, impulsado por un contexto de alza de los precios en el sector en torno al 3,4% y pese a que los españoles adquirieron un 0,7% menos de productos.

Según el panel elaborado por Nielsen 'Radiografía del gran consumo en España 2018', la subida de los precios "no ayudó a un mercado que presenta de por sí el reto de crecer con una población estancada y sin más estómagos que llenar".

Por ello, fue gracias a la inflación que el mercado pudo suplir unas menores ventas, lo que supone un cambio de tendencia respecto al escenario registrado un año atrás, cuando creció tanto la demanda como los precios, es decir, se compraban más productos y más caros.

PRODUCTOS FRESCOS, UN TERCIO DEL GASTO

En la cesta de la compra, una tercera parte del gasto fue de productos frescos, en línea con la dieta mediterránea que caracteriza a un país como España, cuyo precio aumentó un 4,8%. Este dato acentúa la tendencia vista el año pasado, cuando los precios se incrementaron un 2,8%.

Dentro de los frescos, las subidas en precios más notables fueron en frutas, un 9,3% más que un año antes; y en huevos, un 7,6% más de precio, aunque su consumo aumentó un 2%, manteniéndose como la proteína "más barata".

En cuanto a la superficie de compra, un 56% del gasto en frescos se hace en la distribución moderna, frente al 44% que se sigue haciendo en la tienda tradicional. Esto supone para el primero un incremento en su cuota de 1,5 puntos porcentuales respecto al año 2017.

MÁS CARNE Y MENOS PESCADO

Por su parte, la carne y el pescado registraron tendencias de consumo contrarias, pese a compartir una subida de precios, que en el caso de la carne fue del 3,1% y en el pescado del 3,6%. Aun así, los españoles consumieron carne y menos pescado, algo que el estudio explica por la alternativa al congelado que tiene el pescado (más económico y fácil de preparar) y que apenas existe en la carne, donde no hay trasvase a opciones más baratas.

Al contrario que en frescos, la demanda en productos envasados se mantuvo plana el año pasado. No obstante, si se desglosa la cesta envasada en grandes familias de producto, la única que registró una caída fueron las bebidas, con 1,7% menos.

Según Nielsen, la climatología adversa influyó en ello. Teniendo en cuenta los datos de la Aemet, la primavera pasada fue la más lluviosa desde 1965 y la cuarta más fría del siglo; solo junio fue un 61% más lluvioso del promedio habitual. En contraste, en 2017 tuvieron lugar varias olas de calor.

El consumo del vino cayó un 4,4% pero a un precio un 11,1% más caro, algo que el estudio atribuye a una mejora de la calidad del vino que consumen los españoles, cada vez incluyendo en la cesta más vinos de denominación de origen.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.