Deutsche Bank acepta realizar una auditoría externa extraordinaria

Deutsche Bank, el primer banco de Alemania, ha aceptado realizar una auditoría externa extraordinaria como exigió la asociación defensora de pequeños accionistas DWS (Deutsche Schutzvereinigung für Wertpapierbesitz).

Un portavoz Deutsche Bank dijo hoy que "Deutsche Bank ha llegado a un acuerdo con DSW para realizar una auditoría extraordinaria".

De este modo se trata de aclarar si las provisiones de Deutsche Bank son suficientes para cubrir los costes de los procesos judiciales que actualmente tiene la entidad de crédito y los pagos de acuerdos extrajudiciales.

"Ahora se va a aclarar finalmente de forma independiente si los sistemas de control de riesgo actuales del banco son suficientes para impedir que se repitan casos como el escándalo de manipulación de la tasa de interés interbancaria Libor", dijo el vicepresidente de DSW, Klaus Nieding.

La empresas auditora BDO será la encargada de realizar la auditoría externa, cuyos resultados Deutsche Bank publicará en su página web, como muy tarde en la junta general de accionistas de 2017.

DSW había solicitado una auditoría mayor, pero al final se va a tener que contentar con una investigación menor porque se van a pasar por alto casos antiguos.

La asociación de defensa de los pequeños accionistas solicitó en la junta general de accionistas de Deutsche Bank de 2015 una auditoría externa extraordinaria, pero no logró una mayoría y fue a juicio.

DSW cumple el próximo año 70 años y es la asociación de defensa de los accionistas más antigua de Alemania.

El gerente de DSW Marc Tüngler explicó la pasada noche en un encuentro con periodistas en Fráncfort que la petición de la auditoría externa en Deutsche Bank estuvo apoyada por un 15 % de los accionistas.

Por otro lado, DSW apoya como socio a la Volkswagen Investor Settlement Foundation, fundación creada en Holanda que quiere lograr un acuerdo extrajudicial con el grupo automovilístico alemán para indemnizar a los inversores.

Esta fundación ofrece a los inversores de Volkswagen en todo el mundo que recuperen los daños incurridos a los títulos de Volkswagen conforme a la Ley de Liquidación Colectiva Holandesa mediante un acuerdo extrajudicial sin coste para ellos.

Esta ley permite a las partes resolver disputas internacionales al permitir a una fundación holandesa, que representa a los inversores en todo el mundo y a la compañía, solicitar de forma conjunta al Tribunal de Apelaciones de Amsterdam que apruebe una liquidación de pago a los inversores.

Tüngler también dijo que "no podemos entender que se esté hablando de gratificaciones" en Volkswagen.

Las acciones de Volkswagen costaban el 18 de septiembre del año pasado 162,40 euros, al cierre de la negociación, horas antes de que saliera a la luz la manipulación de las emisiones de gases contaminantes.

Ahora se pagan a 111,10 euros, un 31,6 % menos que antes de conocerse el escándalo.

En Alemania las autoridades de supervisión financiera BaFin investigan si Volkswagen cumplió su obligación de comunicar a tiempo el escándalo a los mercados.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.