Crece un 18 % visitas a Cacsa pese a bajar plantilla y aportación del Consell

La Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) acabará este año con algo más de 2.300.000 entradas vendidas, un 18 % más que hace dos años, a pesar de haber reducido en casi un 60 % la plantilla y de que la aportación de capital de la Generalitat haya bajado de 40 millones en 2015 a 19 en el año actual.

Así lo ha asegurado hoy el director general de Cacsa, Enrique Vidal, quien junto al secretario autonómico de la Agencia Valenciana del Turismo, Francesc Colomer, ha presentado el balance de los dos últimos años de este "espacio tan icónico".

Según Colomer, los objetivos del Consejo de Administración para esta entidad, que prevé cerca de 17 millones de euros de ingresos al año, son la divulgación científica, reforzar la idea de que es "un espacio icónico para un turismo de calidad", y la mejora de sus cuentas en un "contexto de remontada reputacional".

"He hecho lo que he podido con un equipo de gente muy buena, y prueba de ello es que con casi un 60 por ciento de plantilla menos que en 2012, todos los indicadores son favorables, hemos mejorado la reputación y conseguido que Cacsa sea un elemento más de la Comunitat Valenciana", ha señalado Vidal.

Vidal ha subrayado que en los últimos dos años han intentado hacer una "gestión transparente a disposición de todos los ciudadanos" y un "compromiso de proyección nacional e internacional" siendo miembros activos en los principales foros.

Además, han presentado nuevos contenidos expositivos en el Museo, como las muestras Els nostres dinosaures, Tecnorevolución, la Exposición del Ninot o Tesla, que han permitido vender durante 2016 y 2017 más de 1,1 millones de entradas.

En el Hemisféric, que en 2018 cumple veinte años, ha habido ocho proyecciones en diferentes formatos de Imax, Full Dome y 3D con una asistencia de más de 650.000 espectadores, y en el Oceanogràfic nuevas exhibiciones como las de cocodrilos, mariposas o medusas.

En el Museo de las Ciencias se han puesto en marcha dos recintos expositivos polivalentes en la primera planta, uno de 1.000 metros cuadrados y el segundo de 500 metros cuadrados, que permitirán acoger "exposiciones de prestigio" que requieren condiciones técnicas de iluminación o temperatura muy determinadas.

Ha subrayado que está previsto acabar 2017 con 400.000 euros en positivo, cuando en 2015 se acabó con 1,2 millones en negativo, porque "no solo se trata de corregir lo que está mal, sino de hacerlo para el futuro".

También ha destacado que el índice de notoriedad nacional de la Ciudad de las Artes y las Ciencias ha crecido del 65 % en 2015 al 77 % en 2017, y el de satisfacción, hasta el 90 por ciento.

Por su parte, Frances Colomer ha señalado que a pesar de que Cacsa sigue una tendencia positiva en cantidad y calidad, "somos conscientes de que no puede pedirse más fondos al erario publico con esta situación de infrafinanciación".

Colomer ha explicado que el 40 por ciento del total de visitantes que llegan a Cacsa son de procedencia internacional, especialmente llegados de Italia, Francia, Rusia, Reino Unido, Alemania, Holanda o Estados Unidos, y que ha habido un incremento del público valenciano, que roza el 35 por ciento del total.

"Cacsa está en la ciudad de València pero es patrimonio de todos los valencianos", ha indicado Colomer.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.