China busca invertir en el "Plan Juncker", pero trabajos técnicos aún siguen

China está interesada en invertir en Europa a través del plan europeo de inversiones, el denominado "Plan Juncker", pero los trabajos técnicos todavía están en curso y nada está cerrado aún, informaron hoy fuentes comunitarias.

En septiembre pasado China anunció que se sumará al plan de inversiones de la Unión Europea (UE), lo que le convierte en el primer país extracomunitario que se une, y ambas partes anunciaron entonces la creación de un grupo de trabajo conjunto para canalizar las inversiones del gigante chino en la UE.

Este grupo de trabajo está formado por expertos del Fondo Silk Road de China, de la Comisión Europea (CE) y del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Las fuentes subrayaron que los proyectos en los que quisiera invertir China tendrían que ser aprobados antes por los comités del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (EFSI), el vehículo financiero del "Plan Juncker", como cualquier otra iniciativa.

También los inversores chinos tendrían que cumplir todos los requisitos y normas comunitarias que se aplican a cualquier otro.

"Con la crisis en economías emergentes vemos flujos de inversiones entrando en Europa. Tenemos que ser inteligentes para aprovechar este momento de manera adecuada", indicaron las fuentes.

También inversores estadounidenses han mostrado interés en el plan europeo de inversiones, así como de Oriente Medio y de otros lugares de fuera de la UE.

El EFSI cuenta con un consejo de dirección, su núcleo duro decisorio encargado de cuestiones fundamentales como las directrices de inversión, así como una comisión de inversión con expertos independientes que seleccionará los proyectos que podrán beneficiarse del plan.

El plan de la UE pretende movilizar inversiones por 315.000 millones de euros, con los que espera crear hasta 1,3 millones de empleos y sumar 410.000 millones al PIB comunitario.

El EFSI, gestionado por el BEI, y que es el vehículo inversor del plan, funciona con una garantía de 16.000 millones de euros procedentes del presupuesto comunitario y de 5.000 millones de euros por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En los ocho meses de funcionamiento que han pasado desde que entró en vigor la regulación, el "Plan Juncker" ha movilizado 82.100 millones de euros con una inversión de 11.200 millones de euros.

La Comisión Europea está "muy satisfecha" con la marcha del plan, que tiene dos vertientes: una de infraestructura e innovación y otra para pymes, indicaron las fuentes.

De los 11.200 millones de euros invertidos, 7.200 millones corresponden al primer pilar bajo el cual se han firmado 57 proyectos, y 3.400 millones al segundo.

Las inversiones para las pymes "son un gran éxito", explicaron las fuentes, dado que se han firmado 165 acuerdos con intermediarios, al tiempo que añadieron que esperan que "se beneficien unas 136.000 pymes".

Bajo el plan europeo de inversiones se ha prestado además asesoramiento técnico a más de 100 inversores públicos y privados.

Antes del verano se lanzará asimismo un portal para que inversores como los estadounidenses que buscan proyectos desde fuera de Europa puedan ver qué iniciativas pueden interesarles.

De momento el 80 % de los inversores proceden del sector privado, lo que para la UE es una señal de que el plan atrae y funciona.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.