Bizkaia ultima sistema para elevar control sobre el fraude fiscal en empresas

La Hacienda foral vizcaína ultima un sistema de lucha contra el fraude fiscal con el que aumentará mediante las nuevas tecnologías el control sobre las empresas y los autónomos, unos 100.000 en el territorio, y les ofrecerá la "comodidad" de entregarles confeccionadas sus declaraciones.

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y el diputado foral de Hacienda, José María Iruarrizaga, han presentado este jueves el nuevo sistema "Batuz", elemento destacado del plan de lucha contra el fraude fiscal para 2019 de la Diputación, que el año pasado afloró 488,3 millones de euros defraudados a las arcas públicas, un 2,26 % más que en 2017.

"Batuz", en palabras de Rementeria, es "un libro de cuentas digital y conectado", de manera que el empresario "en lugar de apuntar las compras y las ventas en un libro de contabilidad lo va a hacer directamente en el sistema" y de esa forma, se envía también "directamente a Hacienda".

Será el sistema por el que a partir de 2021 los contribuyentes que realizan actividades económicas, sean personas físicas o jurídicas, transmitirán a Hacienda la información tributaria de su actividad (ingresos, gastos e IVA soportado y repercutido).

Para ello, todas las facturas que emitan empresas y autónomos van a estar etiquetadas con un código encriptado por el sistema, lo que permitirá que "siempre que se emite una factura se esté declarando esa venta a Hacienda" y se posibilitará que se detecte si se han ocultado ventas.

Rementeria ha considerado, por ello, que el sistema convierte a todos los consumidores en "responsables de que no haya fraude" ya que "si exigimos factura, garantizamos que no existe fraude".

Se trata, según ha explicado, de un sistema "pionero" ya que ninguna otra administración tributaria ofrece tal nivel de asistencia al contribuyente.

El sistema alcanzará su pleno potencial en 2021. Antes, se desarrollará una prueba piloto entre finales de 2019 y mediados de 2020. Además, la Diputación prevé acometer este año los cambios normativos necesarios para la implantación del nuevo sistema.

Rementeria ha defendido "plantar cara" al fraude fiscal y ha insistido en que "quien engaña a Hacienda, engaña a Bizkaia, a todos".

Ha explicado que además de aumentar la eficacia de la lucha contra el fraude fiscal, "Batuz" ofrecerá a los autónomos y empresas, grandes y pequeñas, un mejor servicio ya que Hacienda les va a entregar confeccionadas sus declaraciones. "Aquí -ha dicho- no solo hay palo, sino también zanahoria".

El nuevo sistema, según la Diputación, tendrá un coste reducido para los profesionales ya que sólo requiere de la instalación de un programa en un dispositivo informático donde gestionan la facturación.

Quienes tramitan un número reducido de facturas no tendrán que instalarlo ya que podrán usar un servicio web habilitado por Hacienda.

La Diputación destinará unos 4 millones de euros anuales a los desarrollos necesarios hasta su implantación, con lo que el coste acumulado oscilará entre los 12 y los 15 millones de euros.

Además, este año se destinarán otros 4 millones de euros en el desarrollo de una "suite" informática de análisis de datos ya que con el nuevo sistema se va a multiplicar la cantidad de datos con relevancia tributaria que recibe la Hacienda foral. Para su gestión, ésta aplicará técnicas de Big Data.

El sistema "Batuz" es elemento principal del plan de lucha contra el fraude fiscal de la Hacienda vizcaína para 2019, por otra parte, "continuista" en su contenido con respecto al de 2018 en materia de prevención, de intercambio de información con otras administraciones para un mejor control fiscal, actuaciones sobre contribuyentes que operan en la economía digital y medidas de seguimiento para recuperar lo defraudado, entre otras.

En 2018, la Hacienda vizcaína recuperó 488,3 millones defraudados, de los que 483,4 millones corresponden a liquidaciones y 4,9 millones al importe de diez delitos cometidos por contribuyentes vizcaínos, a través de casi medio millón de actuaciones llevadas a cabo.

La mayor parte del fraude aflorado (279,5 millones) corresponde a IVA. Otros 82,7 millones corresponden a retenciones e ingresos a cuenta, 59,2 millones al Impuesto de Sociedades y 43,1 millones a IRPF.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.