Berlín, París y Roma aplauden plan para vetar adquisiciones de empresas

Berlín, París y Roma han respaldado hoy la propuesta de la Comisión Europea (CE) de poner en marcha un marco de revisión de inversiones extranjeras para proteger a las empresas europeas de adquisiciones no deseadas.

En un comunicado conjunto los gobiernos de los tres países han considerado que se trata de un "importante paso" para asegurar la igualdad de condiciones en el mercado, ya que supondrá una "mejor protección" para las compañías del bloque frente a prácticas injustas, según informa hoy EFE-Dow Jones.

En su discurso sobre el estado de la Unión Europea, el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, ha asegurado en Estrasburgo que la UE no es "naif" y que defenderá sus intereses estratégicos con un "marco europeo para la supervisión de inversiones" extranjeras.

"Europa está abierta al comercio, pero debe haber reciprocidad, que obtengamos tanto como damos", ha subrayado.

Juncker recogía así las propuestas lanzadas el pasado febrero por Alemania, Francia e Italia a este respecto con el objetivo de tener una base legal de ámbito europeo con la que los gobiernos nacionales pudiesen vetar inversiones extranjeras directas, especialmente las de empresas estatales de terceros países, en activos estratégicos.

La alarma en distintas capitales europeas ha sonado en varias ocasiones en los últimos meses a raíz de las compras de empresas punteras europeas por parte de compañías chinas, normalmente de carácter estatal.

La ministra alemana de Economía, Brigitte Zypries, ha recalcado que todos los países de la UE están "altamente interesados en la inversión extranjera" cuando esta tiene lugar en "condiciones de mercado".

No obstante, ha dicho que se ha de evitar que "otros estados" se beneficien de la "apertura" europea para avanzar en sus políticas industriales y que la UE ha de promover la "justa competencia".

"En el futuro los estados miembros tendrán claros poderes para intervenir en casos de inversiones directas de empresas estatales en compañías europeas", ha asegurado.

El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha subrayado que "la UE debe estar preparada para defender sus intereses y protegerse", y ha destacado la importancia de la "reciprocidad" en las relaciones comerciales.

El ministro italiano de Desarrollo Económico, Carlo Calenda, ha agregado que su país, como principal destino de la IED, ha hablado de evitar las "prácticas injustas" sobre todo en el área de "recursos financieros".

"Hoy estamos dando una respuesta importante a un asunto sensible que la UE debe afrontar en interés de las empresas europeas y sus ciudadanos", aseguró Calenda.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.