Barcelona Tech City crecerá con un nuevo espacio empresarial antes de verano

Barcelona Tech City, asociación que agrupa a más de 600 empresas digitales y tecnológicas y que tiene su sede en el Pier01, en el emblemático Palau de Mar, prevé ampliar sus instalaciones antes del verano con un segundo enclave que acogerá a más compañías de un sector específico del ámbito de la innovación.

Barcelona Tech City es una entidad privada y sin ánimo de lucro que en julio de 2016 puso en marcha el Pier01, un edificio de más de 11.000 metros cuadrados que ocupan en su totalidad un millar de trabajadores de más de cien empresas de distintos tamaños, tanto emergentes como pymes y grandes corporaciones.

En estos dos años, el Pier01, ubicado frente al Port Vell, se ha consolidado como un hub tecnológico de referencia en Europa y sus instalaciones, con áreas comunes para fomentar la innovación y la colaboración, que han resultado ser insuficientes para atender la elevada demanda de empresas que aspiran a alojarse en ellas.

En una entrevista con Efe, el presidente de Barcelona Tech City y uno de los impulsores del proyecto, Miguel Vicente (Vinaroz, Castellón, 1972), ha explicado que la entidad tiene una demanda de empresas como para llenar otros 30.000 metros cuadrados de superficie, lo que supone casi tres veces el Pier01.

"Tenemos uno de los mayores edificios dedicados al emprendimiento de Europa y queremos seguir creciendo", asegura Vicente, uno de los decanos del sector en España, cofundador de empresas como Wallapop, Glovo (JustBell), Cornerjob, Carnovo o Antai Venture Builder.

El objetivo de Barcelona Tech City, que dirige Miquel Martí, es "replicar" el modelo de éxito del Pier01 en otros edificios, tanto generalistas, que agrupen a empresas de diferentes ámbitos tecnológicos, como temáticos, enfocados en compañías de determinados subsectores, como la salud, el juego, el 'blockchain' (cadena de bloques), el automóvil, los medios de comunicación o las finanzas.

La entidad está estudiando "siete u ocho" posibles emplazamientos para estos futuros "campus", principalmente en la zona portuaria, como el Museo de Historia de Cataluña, ubicado junto al Pier01, pero también en otros puntos de la ciudad.

Miguel Vicente explica, en este sentido, que el primero de los nuevos edificios podría estar disponible en un plazo de "dos o tres meses" y que con toda seguridad acogerá un campus "vertical", es decir, será la base de empresas tecnológicas de un subsector concreto, aún por definir.

El Pier01 acoge actualmente a compañías como Drivy, Housfy, Finteca, Tiendeo, ByHours, Bemobile, Capital Cell, Marmota o Shoppiday, pero también iniciativas como el Seat Metropolis Lab, el laboratorio de movilidad sostenible de la marca española; el Payment Innovation Hub, el primer hub de innovación en comercio y medios de pago de España, impulsado por CaixaBank, Global Payments, Samsung, Visa y Arval, o el "InnovaHub" de Gas Natural Fenosa.

Miguel Vicente cree que uno de los éxitos del Pier01 es precisamente que es punto de encuentro de jóvenes empresas y grandes corporaciones, lo que facilita el contacto, la colaboración y la innovación.

Además, Barcelona Tech City opera sin subvenciones públicas, aunque colabora intensamente con las instituciones. "No hay ninguna otra asociación parecida a nosotros en Europa, somos independientes económicamente y de perfil apolítico", subraya Vicente.

Lo cierto, asegura, es que Barcelona se ha situado a la vanguardia del emprendimiento en España. La capital catalana concentra el 34 % de las más de 3.200 'startups' que hay en el país y está considerada la ciudad preferida por los emprendedores para invertir.

La ubicación y el clima de la ciudad, su estilo de vida y la capacidad de atracción de talento son los puntos fuertes de Barcelona, que se codea con otros hubs tecnológicos de referencia europeos como París, Londres o Berlín.

En este liderazgo barcelonés en el campo del emprendimiento ha sido "una pieza clave" la celebración del Mobile World Congress, la mayor cita mundial de la tecnología móvil, que atrae cada año a más de 100.000 visitantes de todo el mundo y que ha permitido crear en Cataluña un ecosistema tecnológico de primer nivel.

"El Mobile es una de las mejores cosas que le han pasado a Barcelona desde los Juegos Olímpicos", asegura Miguel Vicente, que recuerda que la importancia de este evento no radica tanto en sus cuatro días de actividad, sino en la gran cantidad de contactos y de acuerdos que permite tejer.

"Pone a Barcelona en el mapa mundial y es un arma que tenemos que aprovechar", concluye Vicente.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.