Amorim, líder mundial del corcho, ganó 73 millones en 2017, un 28,9 % menos

El grupo portugués Amorim, líder mundial en la producción de corcho obtuvo un beneficio neto de 73 millones de euros el año pasado, un 28,9 % menos que en 2016, informó en un comunicado enviado hoy a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliaros (CMVM).

La compañía precisó que este retroceso en sus resultados se debió a que en 2016 se había beneficiado de la plusvalía de la venta de una de sus unidades en Estados Unidos y que, excluyendo el efecto de esa operación, el resultado de 2017 fue superior en un 0,3 % al del año anterior.

La facturación del grupo creció el año pasado un 9,4 % hasta los 701,6 millones de euros, gracias a la "integración de las filiales adquiridas", sobre todo de la francesa Bourrassé.

De las cinco unidades de negocio de la empresa, la principal es la de tapones de corcho, cuyas ventas crecieron el año pasado un 12,8 % hasta los 477,1 millones de euros.

Las de la unidad de revestimientos aumentaron un 3,8 % hasta 121,5 millones, las de materias primas, un 5 % hasta 156,1 millones, y las de la unidad de aglomerados, bajaron un 1,3 %, hasta 98,8 millones de euros.

En cuanto a su Ebitda (resultado antes de impuestos y amortizaciones), en 2017 alcanzó los 133,6 millones de euros, y su deuda líquida aumentó a 92,8 millones debido al impacto de la adquisición de Bourrassé y, en menor grado, de la también francesa Sodiliège.

Además del negocio del corcho, Amorim es uno de los principales accionistas de la petrolera lusa Galp.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.