Álvarez seguirá a favor del derecho a decidir de Cataluña si es líder de UGT

El candidato a la Secretaría General de UGT y líder del sindicato en Cataluña, Josep Maria Álvarez, ha dicho hoy que su posición favorable al derecho a decidir de los catalanes "no va a cambiar" porque sea elegido secretario general y ha precisado que "no es una cuestión prioritaria" para la organización.

En rueda de prensa para hacer oficial su candidatura en Madrid y arropado por los secretarios generales de Madrid, Castilla y León, La Rioja, Navarra, Murcia, Aragón, País Valenciano, Ceuta y Melilla, Álvarez también ha asegurado que si llega a la Secretaría General se compromete a poner en marcha un proyecto que "reforma en profundidad" la cultura interna de funcionamiento del sindicato.

"Mis compañeros me quieren como son y no quieren que cambie", ha dicho el candidato a suceder a Cándido Méndez en relación a su posición sobre Cataluña, que va a mantener "cara al futuro", y ha recordado que, hasta ahora, la UGT de Cataluña ha estado "muy cómoda" con la Confederación, y viceversa.

Álvarez ha dicho que confía en que este tema "no genere ninguna tensión, como no lo hizo en el pasado" y ha diferenciado entre defender el derecho a decidir, es decir, a convocar un referéndum o querer la autodeterminación, y sobre esto "tengo mi opinión".

Sobre este asunto, el aspirante ha instado a que "los extremos se calmen para que las tormentas del país se solventen en un vaso de agua".

El aspirante, que ha dicho contar ya con el respaldo del 50 % de los avales de los delegados, ha hecho hincapié en que el 42 Congreso, el del relevo de Cándido Méndez, deberá suponer un "punto y aparte" en las reformas internas, y ha propuesto que las "grandes decisiones" sean consultadas a los afiliados.

Álvarez ha apostado por pasar "de la política de confrontación a la de cooperación" y porque las "grandes decisiones" del sindicato, hasta ahora ratificadas por el Comité Confederal, sean consultadas a los afiliados y a los delgados.

El candidato también ha pedido convocar a los agentes sociales, a la patronal y a las universidades para que se lleve a cabo un plan estratégico con la industria. "Me gustaría -ha dicho- tener un Gobierno que sepa dónde se van a crear puestos de trabajo", no como el actual, ha subrayado.

Álvarez también ha propuesto a la futura UGT "drenar" recursos para que lleguen a los delegados y a las secciones sindicales para dar respuesta a las necesidades de los trabajadores.

Ante quienes le critican por no suponer el relevo generacional (tiene 60 años), el aspirante ha dicho que está "en sus plenas capacidades", y ha señalado que su proyecto de cambio no se va a parar por "cuestiones de edad o de comunidad autónoma".

Ha insistido en que su programa tiene "largo recorrido" por las propuestas, por el nivel de cohesión del equipo y por el nivel de convencimiento de quienes dan respaldo a la candidatura y eso, ha insistido, es "imparable".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.