Alemania prevé una ralentización del crecimiento en el segundo semestre

El gobierno alemán prevé en el segundo semestre una ralentización del crecimiento económico después de que en la primera mitad del año el producto interior bruto (PIB) germano subiera el 1,1 por ciento.

Así se desprende del informe mensual del Ministerio de Economía difundido hoy que atribuye la tendencia a la ralentización a las turbulencias internacionales, empezando por la incertidumbre generada por el brexit, que hará que el aporte del comercio exterior al crecimiento no sea fuerte.

Además del brexit, las exportaciones alemanas se ven afectadas por el bajo precio del petróleo que afecta a los mercados de los países productores.

Todo eso llevó a que las exportaciones alemanas bajaran en julio un 2,6 por ciento con respecto al mes anterior.

La industria productora, de clara orientación exportadora, redujo en julio su actividad un 1,5 por ciento.

Sin embargo, el informe asegura que los impulsos internos -como la buena situación del mercado laboral y la actividad del sector de la construcción- siguen intactos.

La industria de la construcción aumentó en julio su actividad un 1,8 por ciento y el consumo privado también tuvo un aporte importante a la coyuntura en el segundo trimestre, aunque en menos medida que en el primero.

La facturación del comercio minorista creció en julio un 1,7 por ciento con respecto al mes anterior.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.