Los expertos en pensiones se unen al Banco de España: el Gobierno es un peligro

El Banco de España advierte de que la reforma de las pensiones es insuficiente para dotar de viabilidad al sistema. Y no se queda solo

Al Banco de España (BdE) no le gusta la reforma de las pensiones diseñada por el Gobierno porque cree que es insuficiente para garantizar la sostenibilidad del sistema. Considera que las medidas que integra no frenarán el gasto en pensiones, al contrario, va a acelerarlo.

Este rechazo del BdE a la reforma era previsible teniendo en cuenta que el Gobierno no solo no ha adoptado las recomendaciones del supervisor sobre pensiones, sino que ha derogado medidas que éste creía eficientes para controlar el gasto y reducir el déficit de la Seguridad Social, como el factor de sostenibilidad y el índice de revalorización de las pensiones (IRP).

Publicidad

El Banco de España señala en su informe anual que las tendencias demográficas que se esperan para los próximos años, con un mayor número de jubilados procedentes de la generación baby boomer, compuesta por unos 14 millones de ciudadanos, generarán un incremento "muy significativo" del gasto en pensiones.

Para contener este gasto, la reforma de las pensiones de 2013 incluyó una fórmula que vinculaba la revalorización de las prestaciones con los ingresos y los gastos del sistema, el IRP.

También integraba el factor de sostenibilidad que reducía el importe de la pensión inicial en función del aumento de la esperanza de vida.

Ambas fórmulas, defendidas por el Banco de España porque "suponían una contención del gasto en pensiones", las ha derogado el Gobierno. Además, aprobó la revalorización de las pensiones en función del IPC, lo que puede incrementar el gasto en pensiones para 2023 en 12.500 millones de euros si este año cierra con una inflación del 7,2 por ciento.

Publicidad
Publicidad

El BdE estima que la derogación del factor de sostenibilidad y la indexación de las pensiones a la inflación implicará un aumento del gasto en pensiones de entre 4,1 y 4,3 puntos porcentuales del PIB en el período 2019-2050. Por lo que recomienda indexar solo a la inflación las pensiones más bajas.

Los expertos se alinean con el BdE

Las críticas del BdE a la derogación de ambos factores coinciden con las de los expertos. Miguel Ángel Menéndez, director del área de Wealth de Mercer España, el IRP incrementaba las pensiones en función de parámetros que evaluaban lo saneado o no de nuestra economía.

"Garantizaba, incluso incrementaba, el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas en aquellos años con inflación negativa y no aumentaba el déficit anual por pensiones de manera tan exponencial como el nuevo modelo del Gobierno. Esta medida conlleva mayor déficit", señala Menéndez.

También Isabel Casares, secretaria general de la Organización de Consultores de Pensiones (OCOPEN), cree que eliminar el factor de revalorización de las pensiones por el incremento del IPC va a generar una necesidad mayor de disponer de fondos públicos para los actuales pensionistas, por lo que "repercutirá en un mayor déficit del sistema público de pensiones".

Un mecanismo con fallos

Las críticas del BdE a la reforma no acaban ahí. Tampoco el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional (MEI) convence al supervisor.

El mecanismo supone un aumento de 0,6 puntos porcentuales de las cotizaciones sociales, que se implementará durante diez años a partir de 2023.

Publicidad

Este incremento podría permitir que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social llegase a acumular un capital de en torno al 2,5 por ciento del PIB en 2032. También prevé la adopción de nuevas medidas a partir de 2032, en función de la evolución del gasto en pensiones.

El MEI tampoco convence a los expertos, consideran, igual que el BdE, que “no va a guiarnos hacia un déficit cero sino hacia un déficit permanente del sistema de pensiones”, indica Enrique Devesa, profesor de la Universidad de Valencia e investigador del IVIE.

Nuevas recomendaciones

El supervisor insiste en hacerse escuchar por el Gobierno y en su informe anual le propone "llevar a cabo nuevas actuaciones en el futuro por el lado de los ingresos, de los gastos o de ambos" para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

En este sentido, aconseja al Gobierno reforzar el vínculo entre las contribuciones realizadas y las prestaciones recibidas, asegurando un nivel suficiente para los hogares más vulnerables.

Publicidad

Además de iniciar un "debate riguroso que aborde el nivel de prestaciones que el sistema debe proveer y la estrategia de captación de los ingresos necesarios para financiarlas".

También cree que se deben analizar las consecuencias redistributivas y en términos de equidad intergeneracional de las distintas reformas planteadas, de modo que los ajustes en el sistema no recaigan desproporcionadamente en grupos de población concretos, como los jubilados o las futuras cohortes de trabajadores.

Mayor transparencia del sistema

Otra de las recomendaciones que el Banco de España hace en su informe es que se dote al sistema de una mayor transparencia y previsibilidad, con objeto de ofrecer certidumbre a los ciudadanos y de facilitar la toma de decisiones en los ámbitos del ahorro, el trabajo y la jubilación.

En este sentido, asegura que "podría ser conveniente valorar la introducción de mecanismos automáticos de ajuste que adapten algunos parámetros del sistema a los cambios que se produzcan en las dinámicas demográficas y económicas".

Publicidad

Todas estas recomendaciones del BdE, que los expertos en pensiones califican de "eficaces" debido a que "ayudarían a hacer viable el sistema", pueden caer en saco roto como antes lo hicieron las dirigidas a mantener el factor de sostenibilidad y el índice de revalorización de las pensiones, lo que, a juicio de los expertos, sería un error, ya que "está en juego el futuro de las pensiones".

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de