La pensión máxima de jubilación escalará por encima de los 3.000 euros

Vincular la revalorización de las pensiones a la inflación disparará la pensión máxima de jubilación hasta los 3.000-3.100 euros el próximo ejercicio

La pensión máxima de jubilación podría escalar a 3.000-3.100 euros al mes el próximo ejercicio por la inflación

Y es que no hay que olvidar que el Gobierno decidió vincular la revalorización de las pensiones a la evolución de la inflación en la última reforma de las pensiones, que entró en vigor el 1 de enero. 

En ese sentido, el cambio que se aprobó vincula la subida al IPC medio que haya entre noviembre de 2021 y diciembre de 2021. 

Publicidad

La previsión del Gobierno es que la cuantía de las prestaciones aumente en torno al 8 por ciento, independientemente de la cuantía que el jubilado reciba. Esta subida entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2023. 

Los pensionistas seguirán ganando poder adquisitivo 

Las estimaciones son que la inflación podría acabar a final de año en España en torno al 8-9 por ciento, un porcentaje que se aplicará de igual manera en las retribuciones de los pensionistas con el objetivo de que no pierdan poder adquisitivo. 

Esto hará que la pensión máxima de jubilación supere los 3.000 euros en 2023 ya que podría moverse en una horquilla que iría entre los 3.000 y los 3.100 euros. 

Publicidad

Esta cuantía supondría multiplicar casi por tres la pensión media, que en agosto se situó en los 1.030,96 euros mensuales. Esta prestación media aumentó en el último año un 2,28 por ciento. 

Publicidad

Y es que en 2022, el límite máximo para todas las pensiones públicas (de jubilación, viudedad, incapacidad permanente, orfandad y en favor de familiares) se situó en los 2.820 euros mensuales (39.469 euros anuales).  

En el caso de que se aplicara una subida del 8 por ciento este importe se situaría en los 3.045 euros mensuales y ascendería a los 3.073 euros si el porcentaje de incremento fuera del 9 por ciento. 

En el caso de las pensiones no contributivas, estas retribuciones que están destinadas a personas con problemas de recursos y que no han cotizado el número mínimo de años exigidos, la pensión máxima en 2023 podría escalar de los 415 euros mensuales actuales hasta superar los 450 euros. 

Se disparará el coste  para el Estado

Pero la inflación no solo impactará en las pensiones públicas a percibir el próximo año, con subidas extensibles a todas ellas, si no que traerá consigo un coste, que será elevado

Según cálculos de la Universidad de Valencia, vincular la inflación a las pensiones en el momento actual implicará un desembolso de 14.000 millones de euros el próximo ejercicio si los precios terminan alrededor del 8 por ciento. 

Publicidad

Esta cantidad se puede quedar corta si, finalmente, esta cifra no se cumple y la inflación se dispara aún más. 

No hay que olvidar que, según Funcas, la inflación permanecerá por encima del 10 por ciento en el verano para ir moderándose a finales de año. Según sus estimaciones, la tasa media es del 8,9 por ciento a final de año. 

Un importe superior a la nómina de las pensiones 

Sin embargo, el importe total destinado a que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo por la subida de la inflación será más que el importe que dedica el Gobierno a pagar todas las prestaciones en un mes. 

Así, la nómina de las pensiones correspondiente al mes de agosto supuso un desembolso de más de 10.000 de euros. 

Publicidad

En concreto de 10.119,58 millones de euros a 1 de marzo, un 2,45 por ciento más que un año antes. 

La barrera psicológica de los 10.000 millones de euros se superó por primera vez en enero de 2021 y ya no ha vuelto a bajar, según estimaciones del Ministerio de Seguridad Social y Migraciones.  

En agosto, más de dos tercios de la nómina, 7.277,04 millones de euros, se destinaron al abono de las pensiones de jubilación.  

Esta cuantía experimentó un crecimiento que supera el 3 por ciento en los últimos doce meses. 

En portada
Publicidad
Noticias de