De Cos echa de menos 3.500M€ para pensiones en los presupuestos del Estado

El gobernador del Banco de España prevé que el gasto en pensiones para 2022 será de 3.500 millones más de lo estipulado en los PGE

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España (BdE), ha verbalizado lo que los expertos en pensiones piensan desde que el Gobierno dio a conocer el proyecto de ley de los presupuestos generales del Estado (PGE) para 2022: el montante dirigido a pagar las pensiones se queda corto.

Así lo ha previsto el gobernador del BdE en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados al señalar que, debido al incremento de la inflación, el gasto en pensiones se podría elevar el año que viene en 3.500 millones más de lo presupuestado por el Gobierno.

Publicidad

Error de cálculo

Los PGE, pendientes de aprobar, establecen un gasto en pensiones para 2022 de 171.165 millones de euros, lo que supone una subida de 7.900 millones respecto al ejercicio anterior, firmando así un nuevo récord histórico.

Pero no será suficiente para afrontar las nóminas de los jubilados el año que viene.

A juicio de Hernández de Cos, el aumento de la inflación genera riesgos de "desviación al alza", por lo que el gasto en pensiones podría aumentar en 1.500 millones a lo que habría que añadir 2.000 millones de euros más dirigidos a compensar las pensiones de 2021.

Publicidad

Se trata de la conocida 'paguilla', que se abonaría en enero a los pensionistas por las desviaciones del IPC respecto a la subida de las pensiones del 0,9 por ciento establecida para 2021.

Publicidad

El coste de una inflación de más del 2 por ciento

Esta subida de más 3.000 millones ya la adelantó finanzas.com cuando despuntó la inflación.

Según manifestó Miguel Ángel Menéndez, director del área de previsión social de Mercer España, acabar el año con la inflación interanual del 2,2 por ciento significaría un incremento del gasto en pensiones de más de 3.000 millones de euros.

La causante de esta desviación es la nueva medida impulsada por el Ministerio de Seguridad Social de ajustar la subida de las pensiones a la evolución del IPC, que estará recogida en la reforma de las pensiones. El Gobierno prevé que entre en vigor a principios del año que viene.

A juicio de Miguel Ángel Menéndez, la revalorización de las pensiones conforme al IPC "no solo aumentará el déficit de la Seguridad Social, sino que pone en peligro la solvencia y el futuro de nuestro sistema público de pensiones".

Aumentar ingresos y reducir gastos: la solución

Por su parte, Enrique Devesa, profesor de la Universidad de Valencia e investigador del IVIE, también cree que estos incrementos ahondarán el déficit de la Seguridad Social, que a cierre de 2020 se situó en 14.979 millones de euros, ya que "no se prevé que el aumento del gasto se compense con aumentos similares de los ingresos".

Tanto Enrique Devesa como Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, señalan en su informe 'Las pensiones en los presupuestos de 2022' que la sustitución del Índice de Revalorización de las Pensiones por el IPC y la derogación del Factor de Sostenibilidad presionarán al alza el gasto en pensiones en casi cuatro puntos del PIB en las próximas décadas, “lo que irá aumentando el déficit estructural actualmente existente y que se traslada al Estado”.

Publicidad

Para evitarlo, Hernández de Cos cree que "sigue siendo necesaria una revisión del sistema público de pensiones que garantice su sostenibilidad", ya que, de otro modo, el déficit estructural del sistema "volverá a ampliarse en los próximos años".

Por ello, considera indispensable tomar medidas para aumentar los ingresos del sistema y contener los gastos. Entre ellas, reducir la tasa de beneficio o ampliar la edad efectiva de jubilación.

En portada
Publicidad
Noticias de