Los presupuestos alimentan la incertidumbre sobre las pensiones

Los expertos dicen que las cotizaciones a la Seguridad Social serán "claramente insuficientes" para hacer frente al gasto previsto en pensiones contributivas

El proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 recoge que el gasto en pensiones subirá en 7.900 millones de euros el año que viene, un 4,8 por ciento más que en 2021, hasta alcanzar los 171.165 millones, firmando así un nuevo récord histórico.

Las partidas que mayores ascensos experimentarán serán las de pensiones mínimas y no contributivas, con un 3 por ciento, y las contributivas, cuyo gasto alcanzará 149.996 millones.

Publicidad

Estas se revalorizarán en función del IPC interanual promedio de los doce meses previos a diciembre de 2021, por lo que, a falta de conocerse este dato, el Gobierno ha estimado en los presupuestos una inflación al alza de entre un 2,2 y un 2,3 por ciento.

Aumento del gasto en 5.000 millones

Miguel Ángel Menéndez, director del área de previsión social de Mercer España, considera que acabar el año con la inflación interanual del 2,2 por ciento significaría un incremento del gasto en pensiones de más de 3.000 millones de euros.

A lo que habría que añadir la 'paguilla' de compensación de 2.000 millones, que se abonaría en enero a los pensionistas por las desviaciones del IPC respecto a la subida de las pensiones del 0,9 por ciento establecida para 2021

Publicidad

Ahondar el déficit de la Seguridad Social

La 'víctima' de las nuevas subidas de las pensiones será la Seguridad Social, que verá aumentado su déficit, situado a cierre de 2020 en 14.979 millones de euros.

"Estos incrementos ahondarán el déficit de la Seguridad Social, ya que no se prevé que el aumento del gasto se compense con aumentos similares de los ingresos", reconoce Enrique Devesa, profesor de la Universidad de Valencia e investigador del IVIE.

Publicidad

Miguel Ángel Menéndez, director del área de previsión social de Mercer España, es más radical y cree que la revalorización de las pensiones conforme al IPC “no solo aumentará el déficit de la Seguridad Social, sino que pone en peligro la solvencia y el futuro de nuestro sistema público de pensiones".

Falta de transparencia

Los presupuestos presentados por el Gobierno adolecen de transparencia en materia de pensiones, estiman Enrique Devesa y Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico del BBVA Research, en su informe 'Las pensiones en los presupuestos de 2022', lo que, a su juicio, "no contribuye a aumentar la certidumbre sobre la sostenibilidad del sistema público".

Alegan que, a pesar de que se produzca un aumento de las cotizaciones sociales, que son la principal fuente de financiación de las pensiones contributivas, "serán claramente insuficientes" para hacer frente al gasto previsto en esta partida.

Medidas poco efectivas

Ambos expertos creen que las medidas adoptadas por el Gobierno y los agentes sociales que integrarán la próxima reforma de las pensiones implican un mayor gasto estructural del sistema.

Argumentan que la sustitución del Índice de Revalorización de las Pensiones por el IPC y la derogación del Factor de Sostenibilidad presionarán al alza el gasto en pensiones en casi cuatro puntos del PIB en las próximas décadas, “lo que irá aumentando el déficit estructural actualmente existente y que se traslada al Estado”.

Publicidad

Además, consideran “poco probable” que la aprobación del futuro Mecanismo de Equidad Intergeneracional que está diseñando el Gobierno y los cambios propuestos en la jubilación anticipada y demorada "sean capaces de compensar una parte significativa del mayor déficit previsto".

En portada
Publicidad
Noticias de