Jubilación

¿Cómo invertir para la jubilación en tiempos de pandemia?

La caída de los mercados ha hecho que las carteras de muchos ahorradores que invierten para su jubilación pierdan valor. Para frenar estas pérdidas, los expertos les recomiendan invertir a largo plazo, mantener la disciplina de inversión, diversificar las carteras y frenar los desembolsos en pérdidas

El largo plazo es esencial en la inversión con vistas a la jubilación

El miedo es libre y no todos los ahorradores toleran los altibajos en el valor de sus inversiones. La caída de los mercados tras el estallido de la pandemia del coronavirus y la elevada volatilidad pueden impulsar a los inversores, cuyo objetivo es generar capital para su jubilación, a seguir estrategias de inversión erróneas que les pasen factura en su etapa de retiro y les generen grandes pérdidas.

Para que el inversor acierte en la composición y en los cambios de su cartera, Philip May, director de Soluciones de Ingresos de Jubilación de Capital Group, considera que debe analizar qué necesidades económicas tendrá en su etapa de retiro, con qué fuentes de ingresos contará y qué objetivos se quiere marcar para su futuro como jubilado.

Una vez analizados estos aspectos, hay cinco pautas comunes que este tipo de inversor debería seguir.

Largo plazo

Invertir con el foco puesto en el largo plazo es esencial cuando el objetivo es generar capital para la jubilación, por ello el inversor debe tener en cuenta que cualquier cambio drástico en la posición de su cartera puede resultarle costoso en el actual entorno de mercados marcado por una gran volatilidad.

En este escenario, Philip May cree que “sería preferible modificar las carteras gradualmente o esperar a que haya más estabilidad”, ya que "la liquidez de los mercados puede ser baja en este entorno y encarecer las transacciones".

¿Qué más leer?

​Coronavirus. ¿Hay que incentivar el ahorro?

Por su parte, fuentes del Instituto BBVA de Pensiones recomiendan mantener las carteras con la misma vocación de inversión a largo plazo que venían teniendo hasta ahora: “Es mejor no tocarlas siempre que estén bien construidas, es decir, con una adecuada diversificación en clases de activos y áreas geográficas”.

Diversificar

Y es que en las actuales circunstancias el dogma que todo inversor debe seguir es diversificar la cartera.

A juicio de Philip May, no importa lo confiados que estemos al elegir los sectores con mejor rendimiento, es mejor tener un abanico de exposición de inversiones en varios tipos de activos adecuados a nuestros objetivos y más “cuando un cambio de estrategia puede suponer pérdidas”.

Revisar las carteras

Además de diversificar, analizar y reestructurar, si es necesario, el contenido de su cartera es esencial si el inversor quiere llegar a la jubilación con una óptima rentabilidad.

"El inversor debe tener en cuenta que los niveles de rentas que espera que esa cartera le generen pueden haber cambiado", apunta May. Por ejemplo, el rendimiento de los bonos puede haber fluctuado en cualquier dirección, dependiendo de la calificación crediticia, o los futuros dividendos pueden verse reducidos.

Los expertos apuntan que el mejor momento para revisar las carteras es cuando la volatilidad se haya normalizado, ya que aquellos que decidan ahora retirarse de posiciones inversoras de riesgo llegan tarde, "no han podido evitar la corrección de mercado que han sufrido sus inversiones", apuntan desde el Instituto BBVA de Pensiones.

Además, si ahora venden se pierden los rebotes que se produzcan en las sesiones posteriores a las de la corrección, materializando pérdidas mayores que las de aquellos que continúan invertidos.

Por ello lo óptimo es “permanecer invertido”, asegura Roberto Pereira, presidente de EAL del Consejo General de Economistas, para quien las caídas que está produciendo la pandemia en las carteras de los inversores “están batiendo récords de anteriores crisis”.

En este escenario recomienda a los futuros jubilados que no necesiten liquidez con urgencia, que “no vendan asumiendo pérdidas. Es mejor frenar las ventas y esperar a que sus valores se recuperen y alcancen las cotizaciones de antes de la pandemia”.

Mantener la disciplina de inversión

Es más, no solo no deben vender en pérdidas, sino que tienen que seguir invirtiendo porque, según Philip May, “los mercados siempre se han recuperado de otras crisis y tienen el potencial de hacerlo después de esta”.

Además, con los mercados a la baja, los inversores tienen la opción de adquirir más activos, ya sean acciones o bonos, por menos dinero que en periodos alcistas, por ello “es aconsejable no suspender las contribuciones a no ser que sea realmente necesario”, recomienda el experto.

¿Qué más leer?

Los partícipes piden rebajas fiscales para los planes de pensiones

Frenar los desembolsos

Los inversores jubilados que estén haciendo líquidos sus activos, retirando el dinero de sus fondos de inversión o vendiendo acciones, tendrían que reducir o frenar estos desembolsos mientras los mercados estén a la baja, recomienda el director de Soluciones de Ingresos de Jubilación de Capital Group, ya que "retirar fondos de una inversión 'deprimida' reduce el potencial de recuperación de esa cartera”.

Además, es de esperar que el entorno de mercados para los próximos meses esté sujeto a la volatilidad, lo que facilitaría tomar decisiones de inversión incorrectas que supondrían un impacto negativo en el bienestar de los inversores durante sus años de jubilación. Para evitarlo, desde el Instituto BBVA de Pensiones recomiendan que “para aquella parte del patrimonio orientada al largo plazo, lo mejor es dejar que las valoraciones se normalicen”.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.