Telefónica: un trimestre negro condena a sus acciones

Telefónica pierde casi un 20 por ciento desde inicios del primer trimestre, devolviendo su cotización a niveles que amenazan con borrar todas las ganancias logradas durante el año

Telefónica protagonizó un primer semestre de 2022 en el que llegó a convertirse en el mejor valor del IBEX 35, logrando subir un 31 por ciento hasta la fecha en que marcó su cotización máxima del año, los 5,01 euros registrados el pasado 31 de mayo.

La empresa de telecomunicaciones, además, logró comenzar el tercer trimestre con el valor de sus acciones en torno a ese rango de precios, como mostraba el cierre de su cotización a fecha del 4 de julio, que quedó fijado en los 4,95 euros.

Publicidad

Desde ese momento, no obstante, Telefónica comenzó un declive lento, pero constante, que dibujó un descenso de hasta el 19 por ciento en su gráfica.

Una caída que llevó a sus acciones hasta unos 3,9 euros muy cercanos a los mínimos del año, situados en los 3,8 euros, y que amenazan con borrar todas sus ganancias del año.

Telefónica no canaliza sus buenas noticias

A fecha del 9 de septiembre, los avances de Telefónica en 2022 se contrajeron hasta el 1,4 por ciento, después de las pérdidas acumuladas durante unos meses de julio y agosto para el olvido entre sus accionistas.

Lo sorprendente, sin embargo, es que el descenso paulatino de los títulos de la empresa española coincidió con un cúmulo de buenas noticias en su fuero interno.

Publicidad
Publicidad

La compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete logró el pasado 25 de julio, por ejemplo, vender a un consorcio francés el 45 por ciento de su negocio de fibra rural, embolsándose unos 1.000 millones de euros que fortalecían su flujo de caja y pueden ayudar a reducir su deuda.

Pocos días después, además, la cotizada del IBEX 35 presentó unos resultados del primer semestre que estuvieron por encima de lo esperado por el consenso de analistas, y que les permitió revisar al alza sus guías de ingresos para el año.

El resultado de esta presentación de cifras provocó que una mayoría generalizada de expertos dentro del consenso de analistas optara por recomendar comprar sus títulos, otorgando a los mismos un precio objetivo que, de hecho, incrementó en el último mes.

Del precio objetivo promedio de 4,86 euros establecido por el consenso de analistas a finales de agosto, se pasó al actual precio objetivo de 4,93 euros.

Un leve alza que, paradójicamente, tan solo sirvió para incrementar el potencial de retorno de las acciones de Telefónica, puesto que mientras su precio objetivo promedio se elevaba ligeramente, su cotización real bajaba, abriendo una brecha significativa entre las opiniones de los expertos, y el comportamiento de los títulos en el mercado.

Un contexto económico que hunde su cotización

Desde finanzas.com ya se avisó en agosto de que Telefónica incubaba un giro bajista que ponía en riesgo su buen momento bursátil.

Y la razón del mismo, al margen del desarrollo técnico de su cotización, puede entenderse como la calibración del riesgo por parte de los inversores, ante la incertidumbre económica que rodea a las principales potencias occidentales.

Publicidad

Desde Bloomberg Intelligence, por ejemplo, apuntaron en diversas ocasiones durante las últimas semanas que los márgenes de la compañía de telecomunicaciones podría estrecharse durante el próximo curso, al notar el impacto de factores como la volatilidad de los tipos de cambio, o un descenso en el consumo que ponga en jaque el crecimiento de sus ingresos.

Un ejemplo de este miedo en el mercado se vio, por ejemplo, durante la sesión del jueves, 8 de septiembre.

En una jornada en que el Banco Central Europeo subió los tipos de interés en unos 75 puntos básicos históricos, Telefónica fue uno de los peores valores del IBEX 35, dejándose un 2,19 por ciento que superaba los recortes de valores del sector servicios o turístico, como Aena, IAG, o Inditex.

Todo apunta, por tanto, que Telefónica tendrá que permanecer en vilo ante el desarrollo general de los datos macroeconómicos para volver a atacar su techo de los 5 euros.

Publicidad

Esto, a pesar de que sus fundamentales, después de unos años con peor salud financiera, invitan claramente al optimismo.

En portada
Publicidad
Noticias de