Sánchez y el cuento de la lechera con el impuesto a la banca

Sánchez afronta los nuevos impuestos como la lechera del cuento. Con anunciarlos cree que todos los objetivos están ya cumplidos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una nueva versión del cuento de la lechera, calcula que con el impuesto a la banca y a las energéticas recaudará 7.000 millones de euros en dos años.  

● Los podcasts de finanzas.com también están disponibles en su app favorita: Apple | Google | Ivoox | Spotify | Youtube

Publicidad

Los detalles de cómo lo hará son todavía desconocidos, pero por los precedentes que hemos visto en otros impuestos es muy posible que el cubo que Sánchez ve ahora cargado de miles de millones de euros acabe por los suelos.  

Dos obsesiones de Sánchez

Dos han sido las obsesiones de Sánchez en estos últimos cuatro años: imponer un impuesto a la banca y conseguir por otras vías una recaudación extra de 7.000 millones de euros.   

Así aparecía en un documento presentado por Sánchez en enero de 2018, cuando aún estaba en la oposición, pero que escondió cuando accedió a la presidencia.  

Publicidad

Entonces su objetivo era recaudar 1.000 millones de euros de los bancos que servirían, según sus palabras, para financiar las pensiones.   

Publicidad

Finalmente, lo único que salvó de esas propuestas fue la conocida como tasa Tobin. Entonces, Sánchez calculó que con este impuesto iba a recaudar entre 800 y 1.000 millones de euros.  

La tasa Tobin ingresa 320 millones de euros

En 2021, el Gobierno ingresó por este impuesto 320 millones de euros, esto es, menos de la mitad de lo previsto por Sánchez.  

En cambio, los volúmenes de negociación de la bolsa española siguen cayendo. El IBEX 35 ha perdido competitividad con otros índices. Los inversores internacionales huyen de las acciones bursátiles españolas gravadas por este impuesto. 

El caso es que las fotos finales de las medidas del Gobierno nada tienen que ver con lo que propone inicialmente.  

A falta de conocer cómo se articulará el nuevo impuesto, es muy posible que, cuando se implante, el deterioro de la economía española sea tal que el beneficio de los bancos esté ya afectado por una caída en su actividad y en su volumen de negocio.   

Publicidad

La firma de análisis Morningstar no descarta también un aumento de las provisiones por parte de las entidades financieras para hacer frente a las insolvencias. El cubo de Sánchez se tambalea incluso vacío. 

Sánchez no olvida el plante de los presidentes del IBEX 35

Pero aparte de esta obsesión lejana por los bancos, hay otro motivo que ha acelerado el anuncio de estos impuestos.  

Sánchez no ha perdonado a los presidentes de los bancos y de las grandes energéticas del IBEX 35 que le plantaran en dos actos consecutivos, a finales de marzo y principios de abril, cuando iba a anunciar su plan de choque contra la guerra.  

El que Botín, Torres, Goirigolzarri, Oliú, Sánchez Gálan, Reynés, etc no asistieran a estos actos Sánchez lo vio como un desprecio que no estaba dispuesto a consentir. En poco menos de tres meses les ha pasado la factura.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de