Meliá: el mercado aún tiene que poner en precio la intensa recuperación que se espera

Meliá sigue cosechando buenas recomendaciones, con los analistas convencidos de que la recuperación todavía no está en precio

La recuperación de Meliá Hoteles tras el impacto del coronavirus avanza con paso firme, pero hay más de lo que parece en la historia de la cadena hotelera. “Podría superar las expectativas”, argumentaron los analistas de UBS tras pasar a recomendar comprar sus títulos.  

Los expertos del banco suizo no son los únicos que están viendo las posibilidades que ofrece el grupo. “Meliá es una de nuestras preferencias para tener exposición al turismo”, dijeron los analistas de Bankinter.  

Publicidad

A la compañía le está sucediendo lo contrario que IAG, otro de los valores más impactados por la pandemia. Mientras que el grupo de brokers descontentos con la aerolínea no para de crecer, en Meliá no dejan de llover los brotes verdes. 

España, un mercado seguro para Meliá tras el coronavirus 

En UBS calcularon que las acciones de Meliá Hoteles tienen un precio objetivo de 8,3 euros, lo que ofrece un potencial alcista superior al 23 por ciento. El entorno sigue siendo volátil, pero los expertos identificaron varios catalizadores que podrían acelerar el despegue.  

En primer lugar, la compañía “está estructuralmente bien posicionada para recuperar la demanda acumulada de viajes de ocio”, tras una década de importantes inversiones en capital y e imagen de marca.  

Publicidad

Sus dos mercados principales son España, donde la mayoría de sus clientes son europeos, y los Estados Unidos, para los destinos del Caribe. La cuestión es que los expertos consideran al mercado español como relativamente seguro” tras la pandemia del coronavirus.  

Publicidad

Además, en el mercado americano, hay “una fuerte ocupación en los EEUU para el ocio”, lo que está llevando gradualmente a que las áreas de proximidad (por ejemplo, México) estén casi a plena capacidad, explicaron los expertos.  

MELIA HOTELS (MEL)MELIA HOTELS (MEL)

-0,03-0,39 %
6,42

La potencia del motor de reservas 

Por otro lado, la compañía cuenta con “el éxito de su propio motor de reservas”, lo que confiere al grupo más poder para fijar los precios.   

La cadena tiene más de 15 millones de clientes fidelizados y está ganando cuota de mercado utilizando este motor como canal principal de reservas. Sin ir más lejos, esta vía supone ahora más del 50 por ciento de las reservas, frente al 36 por ciento de 2019.  

Este matiz es importante porque gracias a su propio motor de reservas, La cadena está consiguiendo esquivar las altas comisiones de booking.com (superiores al 20 por ciento) y se está ganando el favor de los operadores turísticos.  

Crecimiento a largo plazo de los eventos corporativos 

El tercer catalizador para impulsar a Meliá es la recuperación a largo plazo de los eventos corporativos que esperan los expertos.  

En un mundo posterior a la pandemia, “podría haber una fuerte recuperación de los eventos de tamaño mediano”, como forma de volver a conectar con los clientes y recuperar el contacto con los colegas. “Creemos que Melía está muy bien posicionada”, insistieron en UBS.  

Publicidad

Por el lado financiero, los analistas destacaron que el balance de la cadena “está mejorando”. La compañía vendió seis hoteles en junio por 170 millones de euros y planea ventas por otros 200 millones en los próximos trimestres. Con ello, evitó las necesidades de más capital.  

Evitar la dilución accionarial que supondría una ampliación de capital es una prioridad, pero este no es el escenario que manejan los expertos. Con todo, la deuda sigue siendo “alta”, aunque los expertos confían en que el grupo la rebaja el año que viene hasta los 1.000 millones de euros, frente a los 1.300 millones de 2020.  

Con todo, en UBS ven la oportunidad por el hecho de que Meliá se ha recuperado desde sus mínimos pero aun cotiza con un descuento del 23 por ciento. Esto es así porque el mercado está teniendo en cuenta que solo habrá una recuperación moderada de la demanda. Pero si la recuperacion vuelve a la normalidad, los márgenes aumentarán un 30 por ciento más que su media histórica.

Publicidad

Formación alcista en camino 

Con estas perspectivas, la cotización de Meliá sube en el año más de un 18 por ciento y está gestando un movimiento de potenciales implicaciones alcistas.  

“La cotización está describiendo una gran cuña desde principios de año, con la parte superior en los 7,06 euros y la parte inferior en 5,7 euros”, dijo José Luis Herrera, analista en Banco de Inversión Global (BIG).  

La ruptura al alza de esta figura podría llevar la cotización de Meliá al siguiente nivel de control, la zona entre los 7 y los 9 euros, que es donde estuvo durante el año 2019. En caso de ruptura a la baja, tendría una primera zona de soporte en los 5,45 euros.  

En portada
Publicidad
Noticias de