El vicepresidente de Pharmamar se refugia en una vacuna contra la tuberculosis

El vicepresidente de Pharmamar busca resarcirse del fiasco de la vacuna del CSIC contra el Covid-19 y de los retrasos de la de Novavax con un suero contra la tuberculosis

El vicepresidente de Pharmamar, Pedro Fernández Puentes, sigue firmando acuerdos para su biofarmacéutica, Biofabri, del grupo Zendal, del cual es presidente. El último pasa por desarrollar y fabricar una vacuna contra la tuberculosis. 

El también primo del presidente de Pharmamar ha cerrado una alianza con la biotecnológica india Bharat Biotech con el que se garantiza la penetración del futurible suero en más de 70 países del sudeste asiático y el África subsahariana. 

Publicidad

Mtbvac es el nombre de la vacuna en la que trabaja Biofabri y en la que también colabora la Universidad de Zaragoza tras importantes descubrimientos sobre la patología. El ensayo clínico de fase 3, el previo a la solicitud de comercialización, se iniciará en el segundo semestre de este año en Senegal, Sudáfrica y Madagascar. 

El acuerdo incluye a la India, el país con más casos de tuberculosis del mundo, un 25 por ciento del total de una enfermedad para la que se lleva buscando vacunas desde hace más de un siglo y que mató 1,5 millones de personas en 2020. Más de 1.000 millones de víctimas en los dos últimos siglos. 

Una vacuna potencialmente más duradera 

La tuberculosis es la segunda causa de muerte por enfermedad infecciosa en la actualidad después del Covid-19 y el 10 por ciento de los fallecidos son menores, una población diana para la nueva vacuna del vicepresidente de Pharmamar. 

Mtbvac está desarrollada con dos propósitos: como una vacuna más eficaz y potencialmente más duradera que la BCG, la única que ha triunfado hasta la fecha, para recién nacidos y, por otro lado, para la prevención de la enfermedad tuberculosa en adultos y adolescentes, para los que no hay un antídoto eficaz. 

Publicidad
Publicidad

Eso sí, no es la única candidata para terminar con la turberculosis en adultos pues hay otros 14 ensayos clínicos para esta misión y 5 de ellos están en fase 3, pero la de Biofabri es la más adelantada para niños y la única diseñada a partir del bacilo vivo atenuado de Mycobacterium tuberculosis, el descubrimiento de la Universidad de Zaragoza junto con el Brigitte Gixquel del Instituto Pasteur de París.

El abandono del CSIC y los retrasos de Novavax 

El triunfo es importante para los ingresos futuros de la la compañía del número 2 de Pharmamar después del fiasco de la vacuna contra el coronavirus del CSIC y los retrasos de la de Novavax, hasta que logró la autorización de comercialización. 

El CSIC anunció que renunciaba a probar en humanos y, por tanto, a comercializar la vacuna desarrollada por Mariano Estaban y Juan García Arriaza y que sería fabricada y distribuida por Biofabri. 

El organismo comunicó a la Agencia Española del Medicamento que no seguiría con la investigación en humanos alegando a que la mayoría de la población española está inmunizada contra el Covid-19. 

Pese a ello, tanto el CSIC como Biofabri dejaron abierta la puerta a una comercialización fuera de España al esgrimir que esta decisión no impide que pueda ser desarrollada hasta la venta en otros países donde la vacunación sea reducida o se requieran vacunas con alta estabilidad.

Publicidad

Biofabri cuenta con 5 plantas para dar salida a los acuerdos 

El grupo Zendal se encontró con un problema similar en su acuerdo con Novavax para la fabricación del antígeno y la distribución de los viales. El remedio contra el Covid-19 de la estadounidense tuvo que hacer frente a varios retrasos tanto en los Estados Unidos como en la Unión Europea. 

La autorización de venta para ambas geografías llegó, pero la penetración de mercado se reduce por el mismo motivo esgrimido por el CSIC para paralizar la investigación en humanos.

Así, la vacuna de Hipra se queda como la única española. La farmacéutica acaba de iniciar el ensayo de fase 3 en 15 hospitales españoles con voluntarios que ya han recibido la pauta completa de Pfizer, Moderna, Janssen o Astrazeneca

Con todo, Biofabri desarrollará la vacuna contra la tuberculosis en las mismas instalaciones en las que trabaja con la de Novavax, situadas en O Porriño, Pontevedra. En esta localidad cuenta con cuatro plantas de fabricación, donde la más relevante fue propiedad de Astrazeneca.

Publicidad

● Siga las noticias de finanzas.com desde su red social o app favorita: Twitter | Flipboard | Linkedin | Facebook | Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de