El Banco Santander pierde 8.771 millones en 2020 y recorta el dividendo hasta 2,75 céntimos

Las provisiones para saneamientos se comen el beneficio neto del Santander. No obstante, reporta un beneficio ordinario de 5.081 millones

El Banco Santander perdió 8.771 millones de euros en 2020, un ejercicio marcado por la pandemia del coronavirus que obligó a la entidad a anotarse provisiones por 12.173 millones de euros para sanear sus filiales. La cifra supera los 8.200 millones que esperaba el consenso de analistas.

No obstante, la entidad reportó un beneficio ordinario de 5.081 millones de euros, una cifra que supera los 5.000 millones de euros que se marcó como objetivo la presidenta del banco, Ana Botín.

El beneficio neto del cuarto trimestre alcanzó los 277 millones de euros y se vio impactado por unas dotaciones de 1.146 millones en concepto de costes de reestructuración. Sin estas provisiones, el beneficio ordinario del trimestre alcanzó los 1.423 millones de euros.

Además, el Banco Santander anunció un dividendo con cargo a 2020 de 2,75 céntimos de euro. El objetivo de la entidad era alcanzar los 10 céntimos, lo que no fue posible dadas las limitaciones impuestas por el Banco Central Europeo.

Las claves de los resultados

  • Beneficio neto. Las pérdidas en el año fueron de 8.771 millones de euros, frente a los 6.515 millones que el banco ganó en 2019. La cifra supera los 8.200 millones que esperaba el consenso de analistas.
  • Beneficio ordinario. Rebasa los 5.000 millones de euros que el banco se marcó como objetivo, hasta alcanzar los 5.081 millones.
  • Provisiones. Es la partida que se come los beneficios. En el segundo trimestre se realizó un ajuste del fondo de comercio de algunas unidades y de activos por impuestos diferidos por un importe de 12.600 millones de euros. Además, el banco anotó provisiones en el cuarto trimestre de 1.146 millones de euros relacionados con los cargos de reestructuración en España.  
  • Dividendo. Anuncia un abono con cargo a 2020 de 2,75 céntimos, por debajo de los 10 céntimos aprobados por los accionistas. Las limitaciones impuestas por el BCE (15% del beneficio) impidieron llegar a esta cantidad. 
  • Política de dividendos. El banco anunció su intención de recuperar un ‘payout’ de dividendo en efectivo de entre el 40% y el 50% del beneficio ordinario en el medio plazo. De cara a 2021, la intención es volver a pagar dividendos cuando la recomendación del BCE lo permita. Hasta que el BCE no levante el veto, “la política de dividendos sigue suspendida”, dijo el Santander.
  • Margen de intereses. Alcanzó en el año los 31.994 millones de euros, el 9,3% menos que en 2019. El margen bruto fue de 44.279 millones, el 10,1% inferior.
  • Solvencia. La ratio de capital CET1 se incrementó hasta el 12,34% al cierre del año. Está por encima del objetivo del 11%-12% marcado por la entidad.
  • Morosidad. La ratio cae 11 puntos básicos, hasta el 3,21%. La ratio de cobertura de créditos morosos fue del 76%.

El beneficio en España cae un 67%

En España, el beneficio fue de 517 millones de euros, un 67 % menos, por las mayores dotaciones, parcialmente compensadas por menores costes y con un volumen de 30.800 millones en préstamos con garantía ICO.

Publicidad

En el Reino Unido, el beneficio ordinario cayó un 50%, hasta 530 millones de euros, debido a los impactos de la pandemia y a los regulatorios. No obstante, el banco observó una recuperación  el cuarto trimestre, con un crecimiento del 18% en el beneficio ordinario.

Publicidad

También se produjo un retroceso del 3% en el beneficio ordinario de Norteamérica (México y los Estados Unidos), hasta los 1.492 millones de euros. Los ingresos fueron estables pero el incremento de las provisiones determinó el resultado.

En América del Sur, la entidad ganó 2.927 millones de euros, un 40 % menos, por efecto de las provisiones. Gran parte de ese beneficio procedió de Brasil,  donde obtuvo 2.113 millones de euros, un 5 % menos, también por las provisiones.

Ana Botín destaca la fortaleza del modelo de negocio

Sobre estas cifras, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, consideró que “reflejan la resiliencia y fortaleza del modelo de negocio y de la estrategia de Santander”.

Así, el beneficio antes de provisiones “está en línea con el de 2019 en euros constantes y hemos obtenido un resultado ordinario de más de 5.000 millones de euros en un entorno muy difícil”, apuntó.

Publicidad

Respecto a las perspectivas que encara la entidad, Botín dijo que su visióna medio plazo es "de un optimismo realista" y apuntó que la vacuna "es la política económica más importante". El exito en la vacunación será "un fuerte catalizador de la recuperación económica", apostilló la presidenta del Banco Santander. 

En portada
Publicidad
Noticias de