Cellnex cierra su mayor subida desde 2020 a lomos de una opa que lo tiene todo en contra

Cellnex firma una de sus mejores subidas intradía de los últimos 3 años a hombros de unos rumores de opa sobre los que el mercado plantea múltiples dudas

Cellnex firmó el viernes su mejor incremento diario de los últimos dos años y nueve meses en bolsa, apoyada en rumores sobre una posible opa que, a ojos de diversas voces líderes del mercado consultadas por finanzas.com, plantea múltiples dudas.

Y es que la compañía dirigida todavía por Tobías Martínez, hasta que su dimisión sea efectiva en junio, subió un 9,84 por ciento durante la jornada del 20 de enero.

Publicidad

Un incremento de tal magnitud en la cotización de la empresa española que obliga a remontarse a marzo de 2020 para encontrar números similares.

Entonces, Cellnex firmó sesiones con subidas del 8,97 por ciento, del 12,23 por ciento y del 10,75 por ciento entre el 13 y el 24 de marzo.

Más tarde, en julio de 2020, la cotizada del IBEX 35 también logró aumentar su valor en un 8,27 por ciento. Cifra que ya no logró igualar hasta este viernes.

Una opa de American Tower sobre Cellnex lo tiene todo en contra

La subida de Cellnex durante el viernes se produjo después de que Okdiario asegurara, citando a fuentes próximas a la operación, que American Tower y Brookfield estarían estudiando una posible adquisición de la compañía que supondría su exclusión de bolsa.

De acuerdo a la información publicada, Morgan Stanley estaría asesorando al conglomerado norteamericano, mientras que Cellnex contaría con la ayuda de Goldman Sachs.

Publicidad

Fuentes próximas a la compañía española, sin embargo, señalaron a finanzas.com que Goldman y Cellnex no están trabajando conjuntamente en este asunto, y que Cellnex no recibió ninguna propuesta por parte de American Tower y Brookfield.

Publicidad

American Tower, Brookfield y Cellnex declinaron comentar por su política de no entrar en rumores o especulaciones de mercado.

Distintas fuentes del mercado, por otro lado, expresaron sus dudas acerca de la posibilidad de que esta operación pudiera llevarse a cabo, a pesar de reconocer que tendría sentido estratégico para la compañía estadounidense, ya que le permitiría expandir considerablemente su presencia en Europa.

Los problemas regulatorios

La presencia en Europa de American Tower y de Brookfield a través de distintos activos — como las torres alemanas que Brookfield compró a Deutsche Telekom después de haber barajado su adquisición junto a Cellnex —, supondrían un obstáculo para la operación en materia de regulación antimonopolio, según explicó el analista de Jefferies, Jerry Dellis.

Dellis apuntó que existe un "solapamiento significativo" entre las carteras de torres de las empresas.

Publicidad

Premisa que también puso en la balanza el analista de Bloomberg Intelligence, John Davies, que a pesar de conceder que la compra podría resultar atractiva para American Tower y Brookfield como "operación de consolidación global", esta podría encontrarse con numerosas objeciones regulatorias.

"Los licitadores mencionados tienen intereses en importantes activos que se solapan en Francia, España, Suecia y el Reino Unido, por lo que cabe esperar que las autoridades de competencia exijan grandes desinversiones en la mayoría de estos países antes de aprobar cualquier operación", aseguró Davies a finanzas.com.

Otras fuentes del mercado, asimismo, sumaron a esta dificultad el hecho de que "el Gobierno tendría que dar la luz verde a la opa", después de que el Ejecutivo prolongara durante dos años su ley de blindaje anti-opas en empresas españolas de sectores estratégicos.

Publicidad

La dificultad de un accionariado atomizado

Además de convencer al Gobierno en caso de una posible opa, las fuentes del mercado consultadas también indicaron que, antes, tendrían que conseguir el aprobado de un accionariado muy diverso.

Los mayores accionistas de Cellnex, cabe recordar, son la familia Benetton, que de acuerdo a los datos recogidos por Bloomberg controla alrededor del 8,2 por ciento de la compañía a través de Edizione SRL, y el fondo de inversión de Singapur, GIC, que en marzo de 2021 llegó a incrementar su posición hasta el 8,07 pagando 542 millones de euros a los italianos, pero que ahora dispone de un 6,76 por ciento de la empresa.

Superados estos escollos, American Tower y Brookfield deberían contar con el beneplácito de fondos como Blackrock, el fondo de pensiones canadiense, el Gobierno de Abu Dhabi, Fidelity y Criteria Caixa.

El valor real de Cellnex

Plantear una compra de Cellnex en estos momentos puede entenderse como una forma de hacerse con un valor de gran potencial, en uno de sus momentos más bajos, dado que la compañía perdió cerca del 17 por ciento de su valor en el último año, a causa de su elevado apalancamiento.

El problema al que apuntaron diversas fuentes, sin embargo, es que muchos accionistas reclamarían una prima de compra por el potencial de retorno de unas acciones que el consenso de analistas valora, en estos momentos, en torno a los 50 euros.

Publicidad

Una cifra que, al tomarse como referencia y teniendo en cuenta los 706,9 millones de acciones en circulación del valor español, dispararían el valor total de Cellnex en torno a los 36.000 millones de euros, a lo que habría que sumar su deuda estimada, que se sitúa alrededor de los 18.000 millones de euros.

La posición de American Tower

De acuerdo con el análisis realizado por Bloomberg Intelligence, American Tower "podría gastar 33.000 millones en Cellnex" sin poner en riesgo sus ratings de grado de inversión.

Una estimación por la que, aunque Brookfield aporte músculo financiero, American Tower tendría que ampliar capital y vender activos

"Nuestra hipótesis de base sería que American Tower siguiera su jugada con Coresite (que adquirió por cerca de 10.100 millones de dólares en 2021) y se financiara con una mezcla de deuda, capital y desinversiones para mantenerse en un rating BBB-", sostuvieron desde Bloomberg Intelligence.

Deuda que American Tower tendría que asumir y que distintas fuentes pronosticaron que sería costosa para la empresa. Le apartaría de su objetivo de reducir su ratio de deuda hacia las 3,5 veces, cuando al cierre del tercer trimestre se situó en torno a las 5,5 veces.

La posibilidad de una opa que ya sonó en 2017, por tanto, impulsó significativamente el valor de Cellnex. Para ver si luego se produce, habrá que esperar.

● Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines ¡No te decepcionaremos! También puedes añadir las alertas de finanzas.com a tus redes y apps: Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

En portada

Noticias de