Bankinter. Estrategia con la salida a bolsa de Línea Directa

Factores como la fiscalidad, el descuento de la cotización o las propias perspectivas de Línea Directa son fundamentales para decidir la inversión

Bankinter entregará a sus accionistas el 82,6% por ciento del capital de Línea Directa Aseguradora (LDA), entidad que pasará a cotizar en la bolsa española a finales de abril. Por cada acción del banco, los accionistas de la entidad recibirán un título del grupo asegurador.

La primera cuestión importante es que en ningún caso se trata de un canje, es decir, los accionistas de Bankinter seguirán siéndolo en la misma proporción una vez reciban los títulos de Línea Directa Aseguradora.

Además, quienes deseen entrar en LDA lo único que tienen que hacer es comprar acciones de Bankinter y conservarlas en cartera hasta que se produzca la entrega.

El consejo que el banco celebrará 21 de abril, antes de la junta de accionistas, fijará la fecha de corte (‘record date’) hasta la que se tiene derecho a recibir títulos de la aseguradora.

Publicidad

Atención a los detalles técnicos

Por lo tanto, la estrategia para entrar en LDA se puede articular de dos formas: o bien comprando títulos del banco hasta esa fecha de corte, o bien esperando a que el valor cotice en el mercado.  

Cuando se pagan dividendos, el precio de cotización descuenta al día siguiente el importe recibido. En Bankinter recuerdan que técnicamente no se trata de un dividendo.

Publicidad

Sin embargo, fuentes de BME consultadas por finanzas.com confirman que el precio de Bankinter se desdoblará el día en que se entreguen las acciones de LDA y se le descontará la valoración de la aseguradora.

La cotización de Bankinter descontará la valoración de la aseguradora cuando se entreguen las acciones

Se trata de un ajuste técnico habitual. Otra cosa es que el valor de LDA reaccione a la baja el primer día de cotización, lo que sería normal, dado que habrá muchos accionistas del banco que no lo quieran ser de la aseguradora.

Igualmente, no hay que perder de vista los aspectos fiscales. En este sentido, la entrega como tal no tiene impacto fiscal. Una vez recibidos los títulos, generarán efectos fiscales en cuanto se enajenen. El precio a tener en cuenta para calcular las plusvalías o minusvalías será de 1,318 euros, el de salida a bolsa.

Buenas perspectivas para Línea Directa

Quien prefiera esperar a que LDA cotice en el mercado, tendrá que mirar muy de cerca sus perspectivas. Y por ahora hay brotes verdes. “Tendrá que contar un plan estratégico que puede ser bastante interesante”, dice Ignacio Cantos, analista de ATL Capìtal.

Lo cierto es que estando dentro de la estructura de Bankinter, “no les han permitido un gran crecimiento en la medida en que eso exigía al banco dedicar más recursos y más capital y preferían destinar estos recursos a otras cosas”, añade Cantos.

Publicidad

Igualmente, con el coronavirus y los confinamientos, el ratio combinado (que mide el porcentaje del seguro que la empresa se gasta en pagar siniestros) ha mejorado mucho, especialmente en una empresa como esta, que tiene una parte importante de autos.

A falta de conocer los detalles concretos de la operación, lo cierto es que las sensaciones entre los analista son positivas. La tesis defendida por Bankinter de sacar a bolsa LDA para poner en valor el activo tiene todo el sentido.

LDA se ajusta a los inversores que busquen estabilidad y dividendos

Además, la llegada del grupo asegurador supondrá una alternativa más para los inversores que busquen estabilidad y altos retornos vía dividendo.

“Es un valor bastante estable y más para un perfil de inversor de rentabilidad por dividendo a largo plazo que no quiera mover su posición”, apunta Nuria Álvarez, analista de Renta 4 Banco.

Publicidad

Teniendo en cuenta los 120 millones euros que el propio Bankinter recibirá como dividendo por parte de LDA, los 1.088 millones de acciones que se pondrán en circulación y el precio de salida de 1,318 euros, la  rentabilidad por dividendo de la aseguradora rondará el 8%.

Es cierto que LDA tuvo que cancelar el año pasado el dividendo por culpa del coronavirus, pero este ejercicio lo ha vuelto a retomar. A juicio de Álvarez, su política de remuneración al accionista es “estable y atractiva”.

El sector juega a favor de LDA

También juegan a favor las perspectivas del sector, “que es defensivo y podría ir bien con este nuevo ciclo”, opina Luis García Langa, gestor de Sidiclear Sicav.

El sector asegurador va muy ligado al ciclo pero si hubiera una subida de los tipos de interés, “podría beneficiarse incluso más que la propia banca”, añade Cantos. Además, “cotiza barato y a día de hoy ha tenido menos problemas”, remacha este experto.

Publicidad

Su comparable natural sería Mapfre, aunque en realidad “su negocio es mucho más estable” y está apenas expuesto al riesgo global, recalca Álvarez, por lo que debería soportar menos volatilidad.   

Bankinter podría ver afectada su rentabilidad a largo plazo

También hay que tener en cuenta en la estrategia que muchos inversores se pueden hacer accionistas de Bankinter para tener derecho a recibir acciones de LDA, por lo que las perspectivas del banco sin la aseguradora también cuentan.

Según comentan los analistas de S&P Global Ratings, la operación “podría afectar a la rentabilidad a largo plazo del banco y posiblemente a su solvencia”.

A su juicio, no está claro si Bankinter podrá compensar el importante flujo de ingresos que aportaba LDA y que ha servido para colocar al banco muy por encima en rentabilidad respecto a sus comparables.

Su contribución de 135 millones de euros en 2020 permitió a Bankinter reportar una rentabilidad sobre fondos propios (ROE) del 6,5%, frente al 3,3% promedio en el resto de entidades, añaden en S&P Global Ratings.

Los objetivos de Bankinter están en duda

Es cierto que el objetivo de Bankinter se centra en compensar la pérdida de ingresos de LDA potenciando el negocio bancario en España. Además, cuenta con la aportación de su marca digital EVO y con la recuperación de volúmenes en la financiación al consumo.

Sin embargo, en S&P Global Ratings consideran que el objetivo de lograr un ROE del 10% en 2023 es “ambicioso” y se muestran “escépticos” sobre la capacidad de Bankinter para generar ingresos suficientes y compensar la contribución perdida de LDA.

Por el contrario, Álvarez resalta que la operación permitirá poner en valor esta participación, lo que significa que el banco se anote unos 1.000 millones de euros en plusvalías que irán a reforzar el capital.

Es más, Cantos no descarta que el banco pueda seguir haciendo pequeñas adquisiciones,  como alguna compra en Portugal,  para centrarse en su negocio y en los segmentos de valor añadido.

En portada
Publicidad
Noticias de