Asignaturas pendientes de Telefónica y Orange

Los resultados de Telefónica y Orange revelan una debilidad: su negocio en España

Telefónica y Orange fueron la cara y la cruz de los resultados empresariales en el sector de las telecomunicaciones.

Por una parte, la operadora que dirige José María Álvarez-Pallete disparó su beneficio neto por encima de los 8.600 millones de euros, una cantidad holgadamente superior a la esperada por los analistas.

Orange, por su parte, reportó pérdidas superiores a 2.600 millones de euros en la primera mitad del año mientras que en 2020 ganó más de 1.000 millones en el mismo periodo.

Sin embargo, ambos operadores tienen un punto en común: la debilidad mostrada por su negocio en España.

Telefónica España y los riesgos de la competencia

La facturación de Telefónica en España se redujo ligeramente entre enero y junio un 0,2 por ciento respecto a la primera mitad de 2020. 

Aunque los ingresos siguen estando por encima de la barrera de los 6.000 millones, el oibda de la compañía, esto es, los resultados operativos antes de amortizaciones, cayó un 3,4 por ciento en el semestre.

Publicidad
Publicidad

“España será clave para una perspectiva alcista, ya que la gerencia espera una mejora en los ingresos y el oibda en medio de las necesidades de mejora, la disminución de las suscripciones al fútbol y una recuperación más sólida”, explican en Bloomberg Intelligence.

La venta de las torres de Telxius y la fusión con Liberty para crear Virgin Media O2 en Reino Unido inyectaron unos 6.000 millones en las cuentas de la operadora, pero según los analistas la “feroz competencia” en España sigue representando “riesgos a la baja” para Telefónica.

Brasil, Alemania y nuevas integraciones como solución

“Podría continuar el rebote de ingresos, pero sin beneficios”, apuntan en Bloomberg Intelligence.

Telefónica, sin embargo, mitigaría los riesgos de España gracias a sus divisiones en Brasil, una de las apuestas de la cúpula de la compañía, y Alemania, a pesar de que los resultados no fueron tan satisfactorios.

La división germana perdió 88 millones en el semestre, un 22 por ciento más que en el mismo tramo del 2020, pero mejoró su guía de ingresos para la segunda mitad del año.

Publicidad

El oibda, uno de los apartados a tener en cuenta, creció un 7 por ciento hasta superar los 1.000 millones.

Así, Telefónica busca nuevas soluciones y estudiará la integración de compañías como Hulu o Rakuten en Movistar+, su plataforma de contenido audiovisual.

Orange España: fútbol para mitigar la caída

En cuanto a Orange España, los resultados arrojan unos ingresos en el semestre de 2.300 millones, lo que supone un 5 por ciento menos respecto al año pasado.

El deterioro del fondo de comercio en España le costó a la matriz francesa del operador otros 3.700 millones, uno de los motivos por los que el grupo Orange reportó pérdidas de 2.600 millones.

Publicidad

También aludió a través de un comunicado a la mayor competencia entre operadores que existe en el mercado español. 

Entre enero y junio Orange invirtió un 16 por ciento más en capital en España hasta cerrar su capex en 457 millones de euros para tratar de revertir la distancia con sus principales competidores. El ebitda de la compañía se redujo otro 16 por ciento.

“El lento cambio de tendencia en España puede lastrar con creces la fortaleza mostrada en África y Oriente Medio”, explican en BI. 

“El segmento empresarial superó las estimaciones de ingresos y ebitda, pero un cambio en la facturación hacia negocios de menor margen aumenta el riesgo”, detallan los analistas.

Ante este contexto de incertidumbre, Orange España tomó la primera medida de respuesta y anunció que ofrecerá el fútbol español durante una temporada más, la 2021/2022, cerrando así una guerra por los derechos de retransmisión ante la atenta mirada de Amazon.

Publicidad

Los caminos entre Orange y Telefónica vuelven a encontrarse en este punto, ya que la unidad del operador francés tendrá que pagar 300 millones -un coste “oneroso”, según su consejero delegado, Jean-François Fallacher- a la compañía española a través del sistema de coste mínimo garantizado.

Una fórmula “perversa”, apuntó también Fallacher, y que no será una apuesta larga, ya que la compra de los derechos se reduce a un solo año mientras que lo habitual era la compra del paquete de tres temporadas.

En portada
Publicidad
Noticias de