4 días para borrar en IAG

Las acciones de IAG encadenan su peor racha en el último mes con una pérdida del 5 por ciento desde el viernes

IAG no consigue recobrar el pulso en bolsa y amenaza con hundirse a su nivel más bajo desde febrero.

Las acciones del grupo de aerolíneas volvieron a caer este martes hasta situarse por debajo de la cota de los 2 euros, un nivel que se le resiste para retomar el vuelo.

Encadenan, además, tres sesiones consecutivas en negativo, su peor racha en el último mes. A ello se suma la salida del fondo de cobertura Odey Asset, anunciado el pasado sábado, que manda una señal de mal augurio al resto de inversores.

IAG y los mínimos de julio

La última vez que el grupo al que pertenecen Iberia y British Airways tuvo un comportamiento similar fue en la primera quincena de julio.

Entre los días 12 y 15 del pasado mes, las acciones retrocedieron un 10 por ciento. Pasaron de situarse en los 2,08 euros por título a marcar 1,94 euros.

Publicidad
Publicidad

Una subida del 1 por ciento, el viernes 16, logró devolver la cotización a los 1,96 euros, pero una nueva sacudida en la siguiente sesión, en la que perdió un 5 por ciento, volvió a dejar en estado crítico a las acciones.

En estas caídas mucho tuvo que ver el efecto de la variante delta, especialmente perjudicial para los valores turísticos de la bolsa española. Cotizadas como Amadeus, Aena o Meliá también sufrieron pérdidas similares.

Pese a recuperar el entorno de los 2 euros en la recta final de julio, los resultados terminaron asestando el golpe definitivo a IAG: las acciones perdieron un 7 por ciento aquella jornada y marcaron 1,85 euros, mínimos desde el pasado febrero.

El esperado desplome de las cuentas

El mercado anticipaba que los resultados serían débiles. IAG reportó pérdidas en el primer semestre del año superiores a los 2.000 millones de euros.

Pese a suponer una reducción del 46 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado, el grupo comunicó que seguía operando a un 21 por ciento de su capacidad.

Publicidad

“Por regiones, todas se situaron por debajo de los niveles de 2019, pero destaca negativamente Norteamérica, con una reducción de la capacidad del 85 por ciento”, valoran los analistas del Banco Sabadell.

En este punto, el foco de los analistas se centra en British Airways (BA), la principal unidad de negocio de IAG.

La dependencia de BA

Las mayores pérdidas se concentraron en BA, que acumuló un total de 1.325 millones de euros. Lejos de los 330 millones que perdió Iberia o de los más de 190 millones que perdieron las otras compañías del grupo, Vueling y Aer Lingus.

La debilidad de la principal aerolínea británica se reflejó también en los ingresos de pasaje. En este apartado, Iberia lideró las cuentas con un aporte de 470 millones, mientras que BA solo añadió 424 millones pese a contar con vuelos de mayor alcance.

Publicidad

Según explicó el consejero delegado del grupo, Luis Gallego, esto se debió a las menores restricciones a los viajes en países de América Latina frente a las mayores limitaciones de otros países como los Estados Unidos o Canadá, así como por la “recuperación del mercado doméstico español”.

Pese a estas circunstancias, IAG aún cuenta con potencial de acuerdo al panel de analistas consultado por finanzas.com.

IAG se aferra a un verano más largo

Frente a los niveles actuales, el consenso arroja un potencial de revalorización de las acciones del 35 por ciento, que llevaría los títulos a los 2,67 euros.

Un indicador de las expectativas que aún despierta IAG se refleja en que el valor no ha recibido ninguna rebaja de su precio objetivo en más de un mes. 

La última fue de Goldman Sachs, a comienzos de julio, que modificó su posición desde la compra hacia neutral, pero aún así los analistas del banco de inversión elevaron su precio objetivo hasta los 2,37 euros.

Publicidad

“Los pasaportes de seguridad digitales pueden desencadenar cierta demanda de la UE de Iberia y Vueling. Estos certificados pueden ayudar a Aer Lingus a reincoporarse a los cielos”, apuntan en Bloomberg Intelligence. 

“En cuanto a perspectivas, prevén que la capacidad en el tercer trimestre sea del 55 por ciento, lo que está por debajo pero supone una importante mejora”, señalan, por su parte, en el Sabadell.

La guía ofrecida por IAG apunta a que el incremento de capacidad llegaría hasta el 75 por ciento en el cuarto trimestre. Pero para ello, explican en el Sabadell, deberá “beneficiarse de una temporada de verano más larga”.

En portada
Publicidad
Noticias de