Toca revisar con lupa los extractos bancarios

No es momento de andarse con tonterías. La banca está aprovechando la crisis para cobrar más comisiones prácticamente por cualquier[…]

No es momento de andarse con tonterías. La banca está aprovechando la crisis para cobrar más comisiones prácticamente por cualquier servicio básico. Mantener una cuenta corriente, sufrir un descubierto, hacer una transferencia, extraer dinero de un cajero a débito o a crédito, contratar una hipoteca... Hoy cualquiera de estas operaciones implican un mayor coste que a cierre de 2008. Sólo por suscribir un préstamo hipotecario (la llamada comisión de apertura), las entidades cobran ya una media de 106 euros anuales, casi un 3% del importe solicitado.

Según un estudio de la Comisión Europea, España es el segundo país, por detrás de Italia, que más comisiones cobra por mantener una cuenta corriente abierta (una media de 178 euros anuales). Una cantidad nada desdeñable que puede suponer un tercio de una letra hipotecaria mensual, el importe del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) anual o la tasa anual de basuras, instalada en algunas ciudades españolas.

La presión a la que están sometidos los bancos, ante los estrechos márgenes que están consiguiendo con los bajos tipos de interés y la escasez del crédito, les apremia a apretar a sus clientes. Por lo que toca revisar con lupa los extractos bancarios. Según el Banco de España, no es una buena práctica bancaria subir las comisiones sin avisarlo al cliente, al menos con quince días de antelación. Y muchas entidades se saltan a la torera esta directriz.

Si ve un comportamiento irregular en su entidad, es momento de reclamar y negociar una rebaja. Y, si lo ve necesario, incluso de cambiar de entidad. La banca "on-line" pura, de momento, sigue sin cobrar intereses por los servicios básicos.

En portada
Publicidad
Noticias de