Fondos de deuda corporativa para ganar más de un 4%

Los bonos de empresas de grado de inversión ofrecen ahora rentabilidades en torno al 4-5%, superando a la renta variable

La deuda corporativa comienza a ofrecer oportunidades de inversión ante el incremento de la rentabilidad ofrecida y la expectativa de ralentización de las subidas de tipos por parte de los bancos centrales. 

Así lo creen, al menos, diversos profesionales consultados y distintas compañías de gestión de activos que han hecho públicas sus previsiones para el año que viene a lo largo de los últimos días.  

Publicidad

“Ahora mismo, la oportunidad dentro de la renta fija se encuentra en los bonos corporativos de duración baja. Te están dando entre un 4 y un 5 por ciento de rentabilidad con duraciones de dos años. Mucho tienen que subir los tipos el año que viene para que no ganes dinero con duraciones de 2 años", apunta Carlos Farrás, socio director de DPM Finanzas. 

"Los bonos corporativos ofrecen oportunidades interesantes ya que, por el lado del riesgo, el incremento previsto de las tasas de impago ya está ampliamente descontado. Y, en cuanto al apartado de la remuneración, los rendimientos se encuentran en niveles coherentes con las perspectivas de la renta variable”, coincide Kevin Thozet, de la gestora de fondos francesa Carmignac. 

Fondos de deuda corporativa: el high yield renta hasta un 7 por ciento

En concreto, la deuda investment grade en euros ofrece una rentabilidad superior al 4 por ciento a 5-7 años, frente al 0,7 por ciento que generaba a principios de este mismo año; mientras que el papel de alto rendimiento paga más del 7 por ciento anual, frente al 3 por ciento que arrojaba a principios de 2022. 

Para aprovechar esta situación, Farrás cita dos fondos. Por un lado, el Muzinich Enhancedyield Short-Term Fund Hedged.

Publicidad

“Es de una gestora especializada en renta fija corporativa global, con un objetivo de rentabilidad a vencimiento actualmente de entre el 4,5-5 por ciento. Es un buen fondo en general. Es difícil no acertar ahí”, apunta Farrás. 

Por el otro, este experto también menciona el Vontobel Fund TwentyFour Absolute Return Credit Fund, de duraciones cortas. 

Publicidad

“Estos dos productos llevan caídas del 6 y pico en el año por las subidas de tipos de los bancos centrales pero el inversor que entre ahora puede llevarse rentabilidades de entre el 4,5-5 por ciento anual", asevera este especialista. 

Momento de entrada en los fondos de deuda corporativa

Y es que, tal y como explica Farrás, el momento de entrada empieza a ser oportuno. Así, aunque el mercado de renta fija ha vivido este 2022 su peor ejercicio desde los años 70 debido a estas subidas de los tipos de interés (que han supuesto un duro ajuste de las valoraciones de los bonos), lo cierto es que el cambio de tercio por parte de los bancos centrales permite obtener rentabilidad real en los tramos cortos de las curvas.  

Entramos en un ciclo de mercado con marcado acento ‘bondholder friendly’ (amigable para la inversión en bonos) después de más de una década en la que la inversión tradicional en renta fija ha estado muy penalizada debido al prolongado periodo de tipos artificialmente bajos”, dice al respecto un reciente informe de perspectivas de Santander Wealth Management & Insurance. 

Publicidad

Asimismo, hay que tener en cuenta que la renta fija corporativa ya ha incorporado una parte del riesgo de recesión que, según los expertos, no tiene en precio la renta variable. 

“El mercado ya ha descontado un elevado grado de pesimismo y los diferenciales de crédito empiezan a compensar el esperado empeoramiento de las condiciones financieras. Consideramos que los niveles actuales de rendimiento de los bonos corporativos son atractivos en los tramos de elevada calidad crediticia", dice el mismo informe de perspectivas de Santander WM.

"El riesgo de posicionarse en bonos de empresas con balances sólidos es reducido y está bien remunerado”, añade. 

Se reduce ligeramente la presión sobre los bancos centrales

Por otro lado, los datos de inflación menos altos de lo esperado a ambos lados del Atlántico han reducido ligeramente la presión sobre los bancos centrales para seguir subiendo los tipos de interés. 

Lo reconoció el propio presidente de la Fed, Jerome Powell, esta misma semana: “El momento de moderar el ritmo de las subidas de los tipos de interés podría llegar tan pronto como en la reunión de diciembre". 

Tras estas palabras, el mercado redujo sus expectativas de subidas de tipos y ahora anticipa que la Fed elevará los tipos en 50 puntos básicos en su reunión de diciembre (en lugar de los 75 que anticipaba anteriormente), mientras que el ciclo de subidas se terminará a mediados de 2023. 

Publicidad

De este modo, los bonos corporativos pueden encontrarse en un momento idóneo. 

Ya lo anticipaba Blackrock en agosto: “Preferimos la deuda corporativa con grado de inversión a la renta variable en un horizonte táctico. Las rentabilidades de la deuda corporativa con grado de inversión han subido, lo que ha mejorado las valoraciones y ha procurado un mayor colchón contra los impagos". 

En portada

Noticias de