Europa lidera la inversión temática

En España, más de 15.000 millones de euros están invertidos en este tipo de fondos

2020 fue el año de la consolidación de la inversión temática a nivel mundial. Los activos gestionados globales se triplicaron hasta los 595.000 millones de dólares en los últimos tres años, desde los 174.000 millones de dólares, y supone un porcentaje del 2,1 por ciento sobre todos los activos a nivel mundial invertidos en fondos de bolsa.

Hace diez años, el porcentaje era de tan sólo el 0,6 por ciento.

Publicidad

Pero ha sido Europa la región que se convertido en líder desde el año pasado dado que el 51 por ciento de los activos totales bajo gestión ya están invertidos en este tipo de fondos.

Además, hay más de 400 vehículos de este tipo domiciliados en la región, que representan un tercio del total a nivel mundial esperado por Morningstar para finales de 2021 (1.276 fondos). 

Esta tendencia también se aprecia en España, donde ya suponen el 5,6 por ciento de la industria, con un total de activos gestionados de más de 15.000 millones de euros.

En cuanto a los ETF, o fondos cotizados, también reflejan este interés por la inversión temática. Antes de la pandemia sus flujos ascendían a 10.000 millones de dólares y, ahora, hasta marzo de 2021, escalaron hasta los 35.000 millones de dólares, agrupados en 70 fondos cotizados, según WisdomTree.

«Es cierto que la inversión temática no es algo nuevo para los inversores europeos», explica Mar Barrero, directora de análisis de Arquia Profim Banca Privada. Hay fondos que cubren una determinada temática con un histórico de 20 años, como es el caso del fondo Pictet Water lanzado en el año 2000.

Pero «ha sido en los últimos años y en especial en 2020 cuando se ha visto un importante impulso» tanto en la oferta de las entidades como en la demanda por parte de los inversores, añade Barrero.

Publicidad
Publicidad

Qué temáticas triunfan en Europa

Si a nivel mundial, los fondos temáticos que triunfan son los de transición energética (con 74.000 millones de activos bajo gestión), tecnología (con 66.000 millones de dólares) y economía digital (54.000 millones de dólares), en Europa los temas preferidos no difieren mucho. 

La temática ganadora está relacionada con la escasez de recursos y el cambio climático, que se engloban en el tema más amplio de la sostenibilidad, o en el concepto de los principios medioambientales, sociales y de gobernanza, según un encuesta realizada por la gestora Vontobel.

Todos los fondos temáticos englobados bajo esta calificación han demostrado ser más resilientes a la crisis generada por la pandemia.

Publicidad

Por ejemplo, en el último año, los ETF relacionados con el cambio climático han registrado entradas de más de 6.000 millones.

Luis J. González, responsable de selección de fondos de renta variable temática de BBVA Quality Funds, apunta que «es más fácil aplicar el ESG en las nuevas temáticas porque las que mayores vientos de cola generan son aquéllas que están relacionadas con un aspecto medioambiental y/o social, como el cambio climático o cualquier temática relacionada con los objetivos de desarrollo sostenible». 

Pero también triunfan los fondos de inversión relacionados con la transformación digital de la economía, aunque se incorporan tendencias como la urbanización y las ciudades inteligentes.

Inteligencia artificial y robótica

Las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, o incluso la robótica, también obtienen una alta puntuación.

Publicidad

En este sentido, Andreas Fruschki, director del equipo de renta variable temática de Allianz Global Investors, explica que desde la gestora identifican estas megatendencias: la urbanización, la innovación tecnológica, la sostenibilidad y la escasez de recursos y los cambios demográficos y sociales.

Los fondos que más se compran en Europa están relacionados con la tecnología, destacando dos de Pictet: el Pictet Global Megatrend, con un patrimonio bajo gestión de más de 14.000 millones de euros y una rentabilidad en lo que va de año del 7,73 por ciento.

El segundo es el Pictet Robotics, cuyo patrimonio supera los 12.000 millones y la rentabilidad se acerca al 8 por ciento

El tercero más popular entre los inversores europeos es el Allianz Global Artificial Intelligence, con una rentabilidad en lo que va de año del 5,70 por ciento, y un patrimonio que supera los 8.000 millones de euros.

«Las temáticas relacionadas con el desarrollo de las nuevas tecnologías son las que atraen en mayor medida a los inversores en este momento: inteligencia artificial, ciberseguridad, big data, robótica, blockchain, nueva movilidad en las ciudades –coche eléctrico-», añade Barrero.

La transición energética también está representada con el fondo BNP Transition Energy, que cuenta con un patrimonio de más de 3.000 millones de euros. 

Cuatro razones de su éxito

¿Cuáles son los motivos por los que en Europa hay un mayor interés por los fondos temáticos?

Se puede explicar por varios factores. Para empezar, la existencia de varias temáticas que estaban ya puestas en marcha antes, incluso de que hiciera acto de presencia la pandemia, como son el cambio climático, la transformación tecnológica y los cambios demográficos. Aunque es cierto, que el coronavirus les dio el respaldo definitivo.

Por otro lado, como destaca González, la inversión temática es mucho más fácil de entender por el inversor «llegando incluso a crear un vínculo emocional o relacionado con los valores personales». 

Otro elemento que también influye es que este tipo de inversión suele seguir tendencias de largo plazo. 

Al respecto, Jay Jacobs, responsable de estrategia e investigación de Global X, insiste en que «los inversores buscan cada vez más tendencias estructurales para mejorar el potencial de crecimiento de sus carteras». 

Asimismo, las estrategias pueden llevarse a cabo no sólo con renta variable, sino también con otro tipo de activos.

Y, finalmente, para Chris Gannatti, responsable para Europa de WisdomTree, la gestión temática permite diferenciarse de un índice de referencia. 

Los riesgos que suponen en la cartera

La inversión temática no está exenta de riesgos. Los inversores son conscientes de que la concentración de la cartera puede exponerles a niveles de volatilidad con los que no se encuentren cómodos. 

En ese sentido, Luis González recuerda que al invertir en temáticos es necesario «vigilar que no desaparezcan, por cualquier motivo, los factores favorables que apoyan la tendencia de la temática».

Esto en la práctica implica vigilar las valoraciones y los sesgos factoriales y regionales de la cartera. En este caso, el seguimiento y la diversificación se vuelven clave.

Como consejo, Fruschki explica que «el mejor momento para la inversión temática generalmente es durante su fase inicial, cuando el tema capta la atención de los inversores y las empresas empiezan a generar beneficios». 

Además, el fondo temático no sólo debe invertir en un número suficiente de compañías (con tamaño y liquidez) que permita obtener una diversificación adecuada, sino que esta inversión debe  ser «pura» en el  tema seleccionado para poder beneficiarse del potencial de revalorización que ofrece. 

Por ejemplo, si invertimos en un fondo temático tecnológico no bastará con invertir en empresas tecnológicas, sino también en aquellas que permitan capturar los cambios que se producen en la sociedad, como pueden ser también computación en la nube, ciberseguridad, videojuegos, deportes electrónicos y comercio electrónico, concluye Jacobs.

En portada

Noticias de