Cómo seguir los pasos de Buffett y Soros

Existen fondos cotizados que replican las carteras de los mejores inversores, como lo son Buffett y Soros

The New York Times publicó la noticia: Sylvia Bloom, una secretaria estadounidense sin conocimientos en finanzas, acumuló una fortuna de nueve millones de dólares copiando las inversiones que realizaban los jefes del bufete de abogados en el que trabajaba.

Replicar las posiciones de los inversores de mayor éxito se ha convertido en una estrategia muy utilizada por aquellos que quieren emular el éxito de gurús de la inversión como Warren Edward Buffett o George Soros, y una forma sencilla y barata de hacerlo es a través de fondos de inversión cotizados (ETF), que imitan esas carteras.

Publicidad

El objetivo de estos fondos es invertir en algunos de los valores preferidos por los gestores de hedge funds, buscando replicar las mejores ideas de los gurús de la inversión.

Y, ¿por qué no hacerlo directamente a través de los propios hedge funds? La respuesta es porque no siempre es fácil. Algunos de estos fondos tienen restricciones de acceso o mínimos muy elevados, por lo que muchos inversores no podrían adquirirlos directamente.

«Para inversores que quieren diversificar sus carteras, estos ETF ofrecen una amplia gama de oportunidades en diferentes sectores y temáticas, o directamente, en estrategias de cobertura», señala Paula Mercado, directora de análisis VDOS. Por lo que «si no se dispone de un equipo propio de análisis, son una buena manera de tener identificados valores y estrategias con potencial», apunta la experta.

Publicidad

Los ETF preferidos por los analistas

Entre estos ETF destaca el Global X Guru, que cotiza desde 2021 y permite acceder a las decisiones de inversión de alta convicción de algunos de los hedge funds más grandes y sofisticados del mundo.

Entre sus ‘virtudes’ destaca su rentabilidad -desde enero obtiene unos retornos del 50,27 por ciento y del 34,74 por ciento a un año- y su coste por comisiones brutas del 0,75 por ciento.

Publicidad

«Puede ser barato si se compara con el 2 por ciento de comisión fija más el 20 por ciento de variable que suelen aplicar los hedge funds», dice Mercado.

Entre sus mayores posiciones están valores como Upstart Holdings, Uber o Expedia y a los sectores a los que está más expuesto son los de tecnologías de la información, con un 25 por ciento, y salud y consumo discrecional, con un 17 por ciento en ambos.

En opinión de Victoria Torre, responsable de oferta digital de Singular Bank, uno de los aspectos que hay que tener en cuenta en este tipo de inversión es que, debido a las propias características de algunos de estos hedge funds, «en ocasiones su consistencia es complicada de obtener y nos encontramos con fondos que alternan años muy buenos con otros en los que la rentabilidad deja bastante que desear».

El Global X Guru y la máxima calificación

Y, en esta línea, el Global X Guru ha llegado a obtener la máxima calificación de Morningstar, gracias a su adecuada combinación rentabilidad-riesgo, colocándose en 2013 en el primer percentil, para bajar en 2015 al 99.

Otro ejemplo de ETF que emula la estrategia de los inversores de éxito es el AlphaClone Alternative Alpha, que, con un enfoque de gestión pasiva, busca con su inversión rastrear el precio y el rendimiento del AlphaClone Hedge Fund Masters Index.

Publicidad

Este índice selecciona 13 formularios trimestrales F-HR de diez gestores dos veces al año, en febrero y agosto, a partir de los cuales construye su cartera.

Los componentes del índice se reequilibran trimestralmente e incluyen las cinco mayores posiciones por valor de mercado al final del trimestre, de acuerdo con lo publicado por los 13F-HR de cada gestor en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC). Su rentabilidad en el año es de 13,58 por ciento, y del 19,91 y el 19,98 por ciento a tres años y cinco años, respectivamente. Su coste total por comisiones es del 0,65 por ciento.

Estos dos ETF no son los únicos. Otros que replican las carteras de grandes inversores y que, a juicio de Paula Mercado, son «interesantes» debido a su rentabilidad son: Lithium & Battery Tech ETF, uno de los más rentables en el año, con un 38,33 por ciento de revalorización y «una temática con mucho potencial».

Publicidad

Al que se suman Uranium ETF, con un 36,22 por ciento de rentabilidad en lo que va de ejercicio, y US Infrastructure Development ETF, que gana un 28,54 por ciento desde enero debido a que se está beneficiando de la inversión que la administración estadounidense está realizando en infraestructuras.

Los riesgos de imitar a los ‘triunfadores’

A pesar de su buen comportamiento en los mercados en lo que va de año y a que sus comisiones son más bajas que las de otros fondos de gestión alternativa, estos ETF también tienen sus riesgos, entre ellos «los derivados de que los gurús o hedge funds que invierten en estos valores suelen hacerlo en grandes volúmenes, por lo que si deciden vender puede afectar, en gran medida, al comportamiento de estos vehículos de inversión», señala la directora de análisis de VDOS.

Tampoco conviene confiar «ciegamente» en una decisión tomada por otro inversor que tiene unos objetivos, unas prioridades y un horizonte de inversión distintos a los nuestros, advierte Fernando Luque, editor senior de Morningstar.

Para reducir riesgos es importante saber cómo replican esas carteras, por lo que es esencial tener una información actualizada de los movimientos en los mercados de esos gurús. Tampoco hay que olvidar antes de invertir en ellos una de las máximas más repetidas en inversión: «Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras».

Otro de sus hándicaps, según Fernando Luque, se deriva de que el inversor no controla lo que hay dentro de esos ETF. «Si inviertes en un ETF de biotecnología sabes qué tipo de valores incluye, pero los que emulan la estrategia de los gurús es difícil encajarlos en una cartera porque puedes estar cargado de tecnológicas y que ese ETF también tenga muchas tecnológicas, lo que no te interesa porque estarías sobreexpuesto al sector».

Publicidad

Por ello, se declara «escéptico» respecto a estos ETF y considera «que detrás de ellos hay mucho marketing».

En portada
Publicidad
Noticias de