Tarjetas virtuales, un valor añadido para trabajadores y empresas

Las tarjetas virtuales mejoran el control de gastos de las empresas y permiten a los empleados pagar sus gastos profesionales de forma autónoma

Las tarjetas virtuales se han convertido en una herramienta imprescindible para las empresas con la que gestionar sus presupuestos, controlar sus gastos y empoderar a sus empleados, lo que revierte en un impacto positivo para los resultados de las compañías.  

Son un modelo de pago diseñado para hacer compras por internet y ofrecen los mismos servicios que las tarjetas tradicionales, con la ventaja de que son más seguras. Al carecer de formato físico se evitan las pérdidas y se minimiza el riesgo de robo.  

Pueden utilizarse en cualquier establecimiento que acepten el pago por tarjeta asociándolas a la app de pago móvil (como Apple Pay o Google Pay), por lo que pueden utilizarse desde el mismo momento en que se contratan. 

Trabajadores más satisfechos 

Cada trabajador puede disponer de una tarjeta de crédito virtual a la que se asigna un presupuesto determinado en función de sus necesidades, con la que podrán pagar sus gastos profesionales de forma autónoma.  

A juicio de los expertos, "estos empleados, al sentir una mayor autonomía y confianza por parte de la empresa, se sentirán mucho más empoderados a la hora de realizar sus tareas, lo que repercutirá en beneficio del negocio".  

Por su parte, la compañía mejorará el control de gastos de sus trabajadores al realizarlo en tiempo real, optimizará la gestión de los presupuestos al poder asignar distintas cuantías a diferentes tarjetas, reducirá los costes de gestión y ahorrará tiempo en tareas contables y administrativas. 

Publicidad
Publicidad

Estas ventajas hacen que la implantación de las tarjetas virtuales en las empresas se esté incrementando de forma acelerada. Según un estudio realizado por Accenture, su tasa de crecimiento desde 2017 es del 21 por ciento cada año.   

Tarjetas flash, una novedad muy conveniente 

La innovación en estas tarjetas es constante. Un ejemplo son las tarjetas flash, que cubren las necesidades puntuales de un equipo de trabajo o de un empleado relacionadas con la compra de materiales, regalos a clientes, actividades de equipo o viajes de trabajo.   

Se contratan para cubrir un gasto especifico durante un tiempo determinado y cumplida esta misión la tarjeta se desactiva automáticamente. Entre ellas destaca la del neobanco Qonto.   

La importancia de elegir cuentas sin comisiones ocultas 

Un punto importante a la hora de elegir una cuenta bancaria de empresa es comprobar que no cobre comisiones ocultas. Muchos bancos tradicionales ofrecen cuentas de empresa gratuitas, pero, en la práctica, no es así y esconden comisiones ligadas a los movimientos de sus clientes.  

Como alternativa a esta mala praxis, el neobanco Qonto ofrece a pymes, autónomos, emprendedores y startups una cuenta online para la gestión digitalizada de sus finanzas mediante una cuota mensual fija. En ella prima la transparencia, ya que los clientes pueden consultar el coste de cualquier gasto extra derivado de la gestión diaria de los ingresos y gastos.  

Publicidad

La cuenta puede contratarse desde 9 euros al mes y tarda en abrirse 15 minutos. Ofrece varias tarjetas de débito físicas y virtuales y se puede utilizar durante un mes de forma gratuita para valorar su funcionamiento. Con ella se puede pagar en cualquier tienda virtual que posea las plataformas Apple Pay y Google Pay

Además, facilita la operativa de los administradores de las empresas que podrán gestionar la cuenta y los movimientos de su equipo desde un teléfono o desde el ordenador y conectarla a sus programas de contabilidad, automatización, facturación y pago de nóminas. 

En portada
Publicidad
Noticias de